Ciclismo

La Vuelta a Flandes confirma su edición; cancelada la París-Roubaix

  • En la cita belga habrá algunas medidas a propósito de la situación sanitaria y no se permitirá que haya público ni en la salida ni en la meta de la carrera y no se habilitará una zona para aficionados.

Roglic celebra su victoria en la tercera etapa del Tour. Roglic celebra su victoria en la tercera etapa del Tour.

Roglic celebra su victoria en la tercera etapa del Tour. / Efe

Las clásicas belgas de los próximos días, como la Vuelta a Flandes, tienen previsto celebrarse pese a la cancelación de la París-Roubaix como consecuencia de la nueva oleada de coronavirus, declaró este viernes el máximo responsable de la organización de la prueba, Tomas Van Den Spiegel.

"No vemos por qué la Vuelta a Flandes, la Gante-Wevelgem o el Gran Premio de Escaut (Scheldeprijs) deberían anularse. Trabajamos con las autoridades públicas desde hace meses para poder organizarlas ahora de la manera más segura posible. Y lo estamos haciendo", dijo Van Den Spiegel en declaraciones que recoge RTBF.

Los organizadores de la llamada "reina de las clásicas", la París-Roubaix, que debía tener lugar el próximo 25 de octubre, anunciaron este viernes que no se disputará en esta edición a causa de la pandemia de coronavirus.

La decisión de anular la prueba, que debió celebrarse el pasado 12 de abril pero fue retrasada por la pandemia, se adoptó después de que el ministro de Sanidad francés, Olivier Véran, situara a Lille, al norte de Francia, en estado de alerta máxima, lo que conlleva un endurecimiento de las restricciones en el territorio.

Pese a que los contagios de coronavirus están disparándose en Bélgica, con 280,7 casos por 100.000 habitantes sobre los últimos 14 días se situó, lo que representa un avance semanal del 84 %, la suspensión de las clásicas de Flandes (norte) no están sobre la mesa.

No obstante, la organización de la Vuelta a Flandes, programada el próximo 18 de octubre, ha reforzado algunas medidas a propósito de la situación sanitaria y no permitirá que haya público ni en la salida ni en la meta de la carrera y no se habilitará una zona para aficionados.

"Este año, se invita a todo el mundo a seguir la carrera por televisión. Los que estén a lo largo del recorrido están autorizados a mirarla desde su jardín, pero con mascarilla. No habrá zonas para aficionados y las partes de adoquines estarán cerradas y el público no estará autorizado", explicó Van Den Spiegel.

"Actualmente, no hay ninguna razón para prohibir la carera en nuestro país", concluyó

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios