Energía

Andalucía, la comunidad donde más se redujeron las reclamaciones por suministro eléctrico

Factura de la luz. Factura de la luz.

Factura de la luz.

Andalucía ha sido una de las comunidades autónomas donde más se redujeron las reclamaciones contra las comercializadoras y distribuidoras de energía eléctrica en 2019. Junto a Cataluña, el pasado año se registraron casi 70.000 reclamaciones menos, lo que ha supuesto una reducción del 30%. 

Estas cifras se desprenden del Informe sobre las reclamaciones planteadas por los consumidores a las comercializadoras y distribuidoras de energía eléctrica y gas natural que elabora la CNMC que sitúa en el extremo opuesto a Galicia como la comunidad con mayor incremento de las quejas presentadas por los consumidores, con unas 10.000 más y un incremento del 10% respecto al año anterior.

Motivos de las reclamaciones

En cuanto al objeto de las reclamaciones realizadas por los andaluces, la mayoría se deben a “las discrepancias en la medida junto con las discrepancias sobre facturación y cobro”, que supusieron casi la mitad de las reclamaciones presentadas por los consumidores. Según indica el informe: “las reclamaciones por cuestiones de precios y tarifas y la contratación y ventas, suponen el 13% y 11% del total de reclamaciones en el sector eléctrico y el 18% y 8 % del total de reclamaciones en el sector gas”.

En el sector eléctrico, el estudio llevado a cabo por la CNMC, otro de los principales motivos de discrepancias “fue la calidad de suministro, con un 12% del total, mientras que en el sector del gas natural sólo representó el 5%. La mayoría de reclamaciones de calidad de suministro corresponden a cortes o averías, a las que hay que sumar las reclamaciones por la calidad de onda, lo que no aplica en el caso del gas natural. En el caso de las reclamaciones debidas a la atención al consumidor, en el sector del gas suponen el 12%, frente al 3% en el sector eléctrico”, indican los expertos en el estudio.

Otro de los puntos que se estudian en el informe son las reclamaciones por conexión a la red, que “suponen aproximadamente un 7% y un 5% de las reclamaciones en el sector eléctrico y de gas, respectivamente, mientras que las reclamaciones por cambio de comercializador, petición de compensaciones económicas, cortes por impago o prácticas comerciales incorrectas no superaron el 3% del total de reclamaciones”.

Si se comparan las reclamaciones recibidas en 2019 con respecto a 2018, en el caso del sector del gas, el informe destaca una “notable reducción de las reclamaciones generadas por motivos de cambio de comercializador, conexiones a la red, contratación y ventas con un descenso del 39,6%, 28,5% y 13,0%, respectivamente. En concreto, las reducciones se deben principalmente al menor número de reclamaciones en relación con los retrasos en los procesos de altas y bajas de los suministros (- 7.794 reclamaciones), la atención incorrecta al comercializador (- 6.946 reclamaciones) y los retrasos en la facturación del comercializador (- 4.491 reclamaciones)”.