Economía

La CE propone bajar un 5% los fondos agrícolas y un 7% los de cohesión

  • El marco presupuestario 2021-2027 plantea aumentar el gasto en investigación e innovación, economía digital, inmigración, seguridad y defensa

  • Propone una tasa al plástico

El comisario europeo de Presupuesto, Günther Oettinger, conversa con el vicepresidente comunitario para la Unión Energética, Maros Sefcovic, sin chaqueta, ayer en Bruselas. El comisario europeo de Presupuesto, Günther Oettinger, conversa con el vicepresidente comunitario para la Unión Energética, Maros Sefcovic, sin chaqueta, ayer en Bruselas.

El comisario europeo de Presupuesto, Günther Oettinger, conversa con el vicepresidente comunitario para la Unión Energética, Maros Sefcovic, sin chaqueta, ayer en Bruselas. / Olivier Hoslet

La Comisión Europea presentó ayer su propuesta para el próximo presupuesto de la UE, que abarca desde 2021 hasta 2027, en el que plantea recortar los fondos agrícolas y de cohesión -un 5% y un 7%, respectivamente- y aumentar el gasto dedicado a políticas como inmigración, seguridad y la defensa, la investigación y la innovación y economía digital.

El presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, y el comisario de Presupuestos y Recursos Humanos, Günter Oettinger, desvelaron ante el pleno de la Eurocámara el borrador presupuestario, que será el primero sin el Reino Unido porque abandonará el bloque comunitario en marzo de 2019.

La PAC contará con 365.000 millones de euros y el Feder, con 273.000 millones

Así, Bruselas ha propuesto un presupuesto plurianual de 1,135 billones de euros, lo que representa un 1,11% de la renta nacional bruta a Veintisiete y es una cifra "comparable" al actual presupuesto si se tiene en cuenta la inflación.

En este sentido, la Comisión Europea plantea reducir "moderadamente" la financiación de la Política Agrícola Común (PAC) y la Política de Cohesión un 5% y un 7%, respectivamente, según indicó el comisario alemán en el Parlamento Europeo. España es uno de los países más beneficiados de estos fondos, que representaban aproximadamente el 70% del último marco financiero plurianual de la UE.

En concreto, la PAC contará con un presupuesto de 365.000 millones de euros entre 2021 y 2027, mientras que el fondo europeo de desarrollo regional y cohesión tendrá una dotación de 273.000 millones de euros. "Estas políticas se modernizarán para asegurarse de que pueden alcanzar sus objetivos con menos recursos e incluso servir nuevas prioridades", explicó la Comisión Europea en un comunicado.

Por contra, Bruselas recomienda incrementar la financiación de "nuevas y urgentes prioridades", entre las que incluye los fondos dedicados a la investigación y la innovación, la juventud, la economía digital, la gestión de fronteras y la seguridad y la defensa.

De esta forma, la Comisión Europea propone dedicar 12.000 millones a la transformación digital, 30.000 millones al programa Erasmus+ y 100.000 millones (un 50% más) a la investigación y desarrollo, a través de programas como Horizonte 2020.

Por otro lado, el documento plantea triplicar el presupuesto destinado a la protección de fronteras exteriores, inmigración y asilo, que se incrementaría desde los 13.000 millones hasta 33.000 millones. Los fondos dedicados a seguridad crecerían con la propuesta un 40% para llegar a los 4.800 millones y crear un fondo de defensa de 13.000 millones.

También aboga por aumentar un 26% el gasto en acción exterior, que se expandiría hasta los 126.000 millones de euros. En este contexto, la Alta Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha propuesto crear un fondo extrapresupuestario de 10.500 millones para complementar los programas en el área de defensa.

La propuesta del Ejecutivo comunitario también propone crear tres nuevas fuentes de ingresos para la UE que se sumen a la recaudación del IVA y a las aportaciones de los Estados miembros. En particular, apuesta por crear una nueva tasa al plástico (0,80 euros por kilogramo no reciclado), así como recaudar un 3% de un futuro impuesto de sociedades armonizado a nivel comunitario y un 20% de los ingresos procedentes del sistema de comercio de derechos de emisión.

Según los cálculos de Bruselas, estos nuevos recursos propios representarán aproximadamente el 12% del presupuesto de la UE y podrían aportar hasta 22.000 millones de euros al año a la financiación de nuevas prioridades.

Otro de los aspectos novedosos de la propuesta de la Comisión Europea es la creación de dos fondos con el objetivo de impulsar una Unión Económica y Monetaria "fuerte y estable". El primero contará con un presupuesto de 25.000 millones de euros para apoyar la adopción de reformas económicas.

En paralelo, el fondo de estabilización de inversiones dedicará hasta 30.000 millones de euros a ayudar a los socios comunitarios a mantener su nivel de inversiones en casos de grandes perturbaciones asimétricas.

Este fondo empezaría a funcionar a través de préstamos cruzados con cargo al presupuesto de la UE y estarían acompañados de un componente de ayuda financiera a los Estados miembros para cubrir los costes de los intereses. Bruselas subraya que estos préstamos "proporcionarán un apoyo financiero adicional en momentos en que las finanzas públicas se vean limitadas y deban mantenerse las inversiones prioritarias".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios