Economía

España deja de "arrastrar los pies" con las renovables y la eficiencia energética

  • La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, expone en la UE el "cambio de posición" con el fin de hacer viable el Acuerdo de París

Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica, saluda a Miguel Arias Cañete. Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica, saluda a Miguel Arias Cañete.

Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica, saluda a Miguel Arias Cañete. / JULIEN WARNAND / efe

Los nuevos gobiernos de España e Italia presionaron ayer en el Consejo de Ministros de Energía de la Unión Europea para revisar al alza la posición de los estados en materia de renovables y eficiencia energética. "Cambiamos de posición. España deja de ser un lastre y se alinea con aquellos países que tienen vocación de progreso, vocación de futuro", declaró a su llegada al Consejo en Luxemburgo la nueva ministra española de Transición Ecológica, Teresa Ribera.

La cita ministerial debía servir para que las capitales reafirmasen o modificasen sus planteamientos en la revisión de dos directivas europeas sobre energía renovable y eficiencia energética para que la UE cumpla con los objetivos de lucha contra el calentamiento global asumidos con el Acuerdo de París. Hasta ahora, la posición consensuada por los países antes de la negociación con el Parlamento Europeo de mañana en Estrasburgo pasaba por defender una tasa mínima del 27% en renovables en 2030 y un objetivo de mejora del 30% en eficiencia energética para el mismo horizonte.

España eleva la cifra en renovables al 35%, cinco puntos más de las tesis del Ejecutivo de Rajoy

La Eurocámara reclamaba como punto de partida el 35% en ambas materias, posición que fuentes parlamentarias dijeron que se puede rebajar a un 34%. En el debate de ayer en Luxemburgo se vio que existe "una división muy potente, muy clara entre países" y hay que "evitar las minorías de bloqueo" en la negociación final, según las fuentes. Luxemburgo, Suecia, Lituania, Portugal, Italia y España abogan por un objetivo del 35% tanto en renovables como en eficiencia (salvo Lisboa, que en eficiencia pide un 31%).

"El mensaje más relevante es que España viene a decir que dejamos de arrastrar los pies. Necesitamos alinearlos con los objetivos más ambiciosos en materia de renovables y de eficiencia energética para hacer viable el Acuerdo de París", señaló Ribera, que ha elevado la cifra de en torno al 30% en renovables y eficiencia que defendía el anterior Ejecutivo.

La negociación de mañana se antoja dura, señaló el comisario de Energía y Clima, el español Miguel Arias Cañete, quien agregó que "es bueno que haya un cambio de posición de algunos países hacia mayor ambición".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios