Economía

El Gobierno vuelve a aplazar que la mili compute para cobrar la pensión

  • La reforma de las prestaciones de 2011 daba un año al Ejecutivo para establecer un sistema de compensación a la Seguridad Social

  • Esta medida puede afectar a los nacidos entre 1954 y 1983

Comentarios 2

El Gobierno ha vuelto a aplazar la elaboración de una norma que contemple que el tiempo dedicado a la mili o la prestación social sustitutoria compute como vida laboral para cobrar la pensión, una decisión que ha suscitado las críticas de los partidos políticos que exigen que se cumpla la ley.

El proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2018 vuelve a aplazar por quinto año consecutivo la elaboración de un sistema de compensación a la Seguridad Social que reconozca la interrupción de la vida laboral ocasionada por el tiempo destinado al servicio militar obligatorio o prestación social sustitutoria. En concreto, suspende de nuevo la aplicación de la disposición adicional vigésima octava que incorporó la reforma de las pensiones socialista de 2011.

Este mandato establecía que el Gobierno debía presentar en un año un proyecto de ley para establecer un sistema de compensación a la Seguridad Social que reconociera ese tiempo que retrasó o interrumpió las carreras de cotización de esos trabajadores.

Sin embargo, el Gobierno aplazó su aplicación en los presupuestos de 2014, alegando que no estaban concluidos los estudios previos "imprescindibles" antes de adoptar una medida "que podría afectar de manera notable al equilibrio financiero del sistema".

Esta medida podría afectar a los hombres nacidos entre 1954 y 1983 que realizaron el servicio militar obligatorio o la prestación social sustitutoria, ya que ambos se suspendieron en 2001.

A falta de datos oficiales, al último reemplazo de la mili de 2001 se presentaron unos 90.000 jóvenes, si bien este dato osciló cada año en función de la demografía a lo largo de los más de 200 años de servicio militar obligatorio.

Los grupos parlamentarios de la oposición han exigido al Gobierno que deje de aplazar vía Presupuestos la elaboración de la normativa que permitiría a estas personas incrementar sus años cotizados.

El portavoz de Empleo del grupo parlamentario socialista, Rafael Simancas, criticó que el Gobierno perjudique así a miles de ciudadanos que podrían verse beneficiados en su jubilación, sobre todo, después de que la crisis económica perjudicase sus cotizaciones y "muchos tengan dificultades para llegar a la pensión mínima".

El portavoz de Empleo de Ciudadanos, Sergio del Campo, consideró que "el Gobierno no puede incumplir durante más tiempo el mandato de una ley".

Actualmente sí existe la posibilidad de computar el tiempo destinado a la mili o servicio sustitutorio en el caso de no alcanzar el periodo mínimo de años cotizados exigido para poder acceder a la jubilación anticipada o a la parcial.

En este sentido, el grupo socialista presentó una proposición no de ley para que las mujeres que cumplieron el servicio social femenino vinculado a la Falange Española igualen sus derechos con los hombres que hicieron la mili a efectos de acceder a la jubilación parcial o anticipada.

El PSOE recordaba una sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco de 2016 que considera como periodo cotizado este servicio y admite la demanda interpuesta por una mujer a la que le faltaban 19 días para sumar los 30 años de cotización necesarios para la jubilación anticipada. El fallo incide en que las condiciones de ese período de "trabajo activo prestado al Estado" y "excluido legalmente de cotización a la Seguridad Social" tiene una similitud patente con la mili o la prestación social sustitutoria.

El servicio social femenino, obligatorio entre 1937 y 1978, se configuró como un "deber nacional de las mujeres de 17 a 35 años" que debían desempeñarlo entre tres y seis meses en hospitales, escuelas, comedores o bibliotecas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios