Provincia de Cádiz

Iberdrola firma el jueves el mayor contrato de eólica marina de la historia de Navantia

  • El proyecto comprende la construcción de 62 'jackets' para el parque de Saint-Brieuc, en Francia

  • La Bahía no participa en principio en la obra, ya que se repartirá entre Fene, Avilés y Francia

Instalación de un aerogenerador en el parque eólico marino de East Anglia One, desarrollado por Iberdrola. Instalación de un aerogenerador en el parque eólico marino de East Anglia One, desarrollado por Iberdrola.

Instalación de un aerogenerador en el parque eólico marino de East Anglia One, desarrollado por Iberdrola. / M. G.

Iberdrola y Navantia firmarán el próximo jueves en Ferrol el contrato para la construcción de 62 jackets destinadas al parque eólico marino de Saint-Brieuc, en Francia. El proyecto, en el que Navantia vuelve a participar en UTE con Windar, está valorado en más de 170 millones de euros, lo que supone el de mayor cuantía adjudicado hasta la fecha a la empresa naval en el sector de la energía eólica marina. 

La alianza Navantia-Windar fue seleccionada el pasado mes de septiembre como proveedor preferente para la construcción de las 62 jackets. El campo eólico de Saint Brieuc se construirá a unos 16 kilómetros de la costa de Bretaña sobre una extensión de 78 kilómetros cuadrados. Con una potencia instalada de 496 megavatios, supone una inversión de unos 2.500 millones de euros y su titular es la sociedad Ailes Marines, controlada por Iberdrola después de que en marzo elevara su participación del 70% al 100%.

La Bahía de Cádiz no participará en principio en el contrato de las jackets. La construcción se repartirá entre el astillero de Fene, las instalaciones de Windar en Avilés y un nuevo taller que se ha edificado en el puerto francés de Brest. Precisamente, una de los requisitos que impuso el Gobierno galo para autorizar este parque es que la industria local tenga un papel relevante en su desarrollo. En Brest se construirán componentes para 34 jackets; Windar fabricará las pilas que fijarán las estructuras al fondo del mar, mientras que en Fene se encargarán del resto de componentes y de la integración de todos los subconjuntos. 

No obstante, aún no está dicha la última palabra para la Bahía. Navantia ya derivó al astillero de Puerto Real la construcción de una de las cinco jackets flotantes que Cobra Wind International, filial de ACS, encargó a la alianza con Windar para el parque Kincardine, en Escocia. Siguiendo este precedente, si los plazos apremian o entran nuevos encargos para Fene, la empresa pública cuenta con la baza gaditana para ampliar su capacidad de producción en el sector off-shore. 

En Cádiz también se espera a que Iberdrola tome una decisión sobre la subestación eléctrica de Saint Brieuc, que está pendiente de adjudicación. El sector del metal gaditano confiaba en que la empresa que preside Ignacio Sánchez Galán volviera a contar con Navantia, ya que es una estructura semejante a las dos subestaciones (denominadas Andalucía I y II) que construyó Puerto Real para los parques eólicos de Wikinger (Alemania) y el británico East Anglia One.

Sin embargo, Iberdrola mantiene el mutismo absoluto sobre sus planes. Hay que recordar que Saint Brieuc es el primer parque eólico marino autorizado en Francia y que uno de los requisitos que exigió el Gobierno frances es contar con proveedores locales para su construcción. Por el momento, el último avance registrado es la contratación de una empresa holandesa, Van Ooord, para el anclaje de los soportes de los aerogeneradores y la subestación en el fondo marino entre 2021 y 2022.

Fabricación local

Siemens Gamesa Renewable Energy se encargará del suministro de las turbinas del parque de Saint Brieuc, de 207 metros de alto cada una, y con palas de casi 82 metros de longitud. Serán fabricadas en la planta que Siemens Gamesa ha comenzado a levantar en el puerto francés de Le Havre. La fábrica dispone, igualmente, de una zona logística para los trabajos de instalación y permitirá la creación de 750 empleos que estarán plenamente operativos en 2021. El importe del contrato asciende a 950 millones de euros.

Por otro lado, los sistemas de cableado de interconexión submarina serán proporcionados por la multinacional italiana Prysmian Group —líder mundial en la industria de sistemas de cableado de energía y telecomunicaciones y con la que Iberdrola ya trabajó en Wikinger y Vineyard Wind—, con la que se ha firmado un contrato por valor de unos 80 millones de euros.

Prysmian instalará y pondrá en servicio 90 kilómetros de cables de interconexión de corriente alterna de alta tensión de 66 kV y tres núcleos con aislamiento XLPE. En su fabricación también habrá un fuerte componente local, ya que se acometerá en los centros de excelencia del grupo, ubicados en Montereau-Fault-Yonne y Gron (Francia), tras lo que se montarán y finalizarán en Nordenham (Alemania). La entrega y puesta en servicio está prevista para finales de 2022.

Una vez que esté operativo, en 2023, Saint Brieuc se convertirá en la cuarta instalación de este tipo de Iberdrola tras West of Duddon Sands, ubicado en el mar de Irlanda; Wikinger, en el mar Báltico —estos dos primeros ya en funcionamiento—, e East Anglia One, situado en la zona sur del mar del Norte, que será unos de los parques eólicos marinos más grandes del mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios