Industria naval

La plantilla isleña promete luchar "con uñas y dientes" por las corbetas

  • Los trabajadores cortan de nuevo la CA-33 y llevan las protestas hasta Tres Caminos

Comentarios 20

La respuesta fue contundente. Lejos de tranquilizar, las declaraciones de la ministra de Defensa, Margarita Robles, en la tarde del lunes soliviantaron aún más los ánimos de la plantilla de Navantia-San Fernando, que a primera hora de la mañana de ayer optó por echarse de nuevo a la calle y dar inicio sin dudarlo ni un instante al calendario de movilizaciones propuesto por el comité de empresa. "Vamos a luchar con uñas y dientes", advertía su presidente, Jesús Peralta, antes de que los trabajadores abandonaran la factoría para encaminarse desde el puente del Gran Poder a la CA-33 y cortar el tráfico durante hora y media. Primero, en el acceso a San Fernando, a la altura del puente Zuazo. Y luego en Tres Caminos, hasta donde trasladaron la protesta en busca de un mayor impacto. Hasta las 11.30 horas no emprendieron el camino de regreso. El descontento de los trabajadores con la respuesta del Gobierno de Pedro Sánchez fue más que evidente a pesar de los mensajes tranquilizadores que llegaban desde la clase política y de los esfuerzos diplomáticos por recuperar la normalidad. También el mensaje que trasladaron al ejecutivo: "Si esto no se arregla, guerra", como recordaron al corear la clásica consigna.

Para la plantilla, el contato de las cinco corbetas para Arabia Saudía sigue en el aire hasta que no exista una absoluta confirmación más allá de las declaraciones políticas que aseguran que todo está en orden. "Y no es de recibo que un contrato consolidado corra peligro por las declaraciones de la ministra", repetía Peralta. Las movilizaciones continuarán mañana con una marcha al Ayuntamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios