Crisis

El PIB español, ajeno a la reacción mundial, sufre una caída histórica

  • La economía retrocede un 4,2% en el último año, el peor dato desde 1970, aunque modera su desplome intertrimestral · Pese a los buenos datos de Francia y Alemania, el Ejecutivo retrasa a 2010 la recuperación

Los síntomas de recuperación de países vecinos como Francia o referenciales como Alemania no parecen contagiarse a la economía española, cuya caída interanual llegó a máximos históricos en el segundo trimestre, si bien los datos trimestrales muestran que el deterioro se ha moderado y hacen pensar que la recesión ya ha tocado suelo, aunque el PIB tarde en volver a crecer. Según los datos difundidos ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Producto Interior Bruto bajó el 1,1% en el segundo trimestre respecto al primero, mientras que la caída interanual fue del 4,2%, la mayor en la historia de la contabilidad nacional, que comenzó a elaborarse en 1970.

El INE aportó otro dato aún más negativo, el del desplome del empleo (-7,1%), lo que equivale a la destrucción de 1.369.000 puestos de trabajo a tiempo completo en un año. Mientras países como Alemania, Francia, Japón o Portugal han vuelto al crecimiento en términos trimestrales, el Gobierno admite que no espera volver a ver un registro positivo hasta el segundo trimestre de 2010, según los cálculos del secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa. Tampoco atisba el Ejecutivo a corto plazo una recuperación del mercado laboral y advierte incluso que el desempleo volverá a aumentar en los próximos meses.

No obstante, Campa señaló que la economía ya ha pasado por el "punto álgido" de su deterioro y hay datos trimestrales como la propia bajada del PIB -cinco décimas inferior a la registrada entre enero y marzo- y otros del trimestre en curso que así lo demuestran. Entre ellos citó la menor caída trimestral del consumo o de la inversión o el hecho de que las exportaciones hayan vuelto a subir por primera vez en cinco trimestres, además de considerar que la bajada de los tipos de interés y de los precios de consumo harán mejorar la renta disponible.

Sin embargo, el consumo tiene otro hándicap que puede frenar su recuperación: el desempleo, que provoca un descenso en el nivel de ingresos de las familias y que según el INE fue la principal causa de que el gasto de los hogares acelerase su caída interanual hasta el 5,9%. E

El INE también se apunta al optimismo al destacar que algunos indicadores de consumo han mejorado, como las ventas de automóviles y el índice de comercio al por menor, en línea con una "percepción menos negativa" de las familias hacia la economía. El otro componente de la demanda interna, la inversión, que lleva cinco trimestres retrocediendo, bajó un 17% con respecto al mismo periodo del año anterior. La escasa demanda de bienes de equipo, debida al pulso débil de la industria y del mercado exterior, hace que este apartado de la inversión sea el peor parado, con una caída del 28,9%. En menor medida desciende la inversión en construcción (-12%), en un trimestre en el que la obra en infraestructuras creció el 1,2% aunque la inversión en vivienda bajó el 25,5%.

Con este consumo y esta inversión, la demanda interna arrojó en el segundo trimestre una caída interanual de 7,3 puntos, que no pudo compensar la cada vez mejor aportación positiva del sector exterior (3,1 puntos).

Tampoco permiten buenos augurios los datos de empleo, de nuevo negativamente históricos. Por sectores, sólo subió el empleo en los servicios de no mercado (el 1,8%) y el mayor descenso lo registró de nuevo la construcción, con el 25,3%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios