ERE en Supersol Supersol plantea el despido del 10% de la plantilla y cerrar 20 supermercados

  • La cadena de supermercados, propiedad de una empresa lituana desde 2012, no lograr revertir los números rojos

  • Supersol cuenta 196 establecimientos, de los que 145 se localizan en Andalucía

Protesta sindical ante un Supersol de Algeciras en 2015 Protesta sindical ante un Supersol de Algeciras en 2015

Protesta sindical ante un Supersol de Algeciras en 2015 / Eva Pajares

Supersol pretende despedir el 10% de la plantilla de la cadena de supermercados y el cierre de al menos veinte supermercados, lo que equivale también al 10% de su red, según el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que este martes comunicó a los representantes del comité intercentros de la compañía.

La cadena propiedad del grupo lituano Maxima plantea unos 404 despidos y 3.111 modificaciones sustanciales de condiciones de trabajo para una plantilla formada por unos 4.500 efectivos. El director general, Vygintas Sapokas, reunió este martes en Málaga a 125 gerentes de tiendas para trasladarles que la reestructuración supondrá el el cierre de unos veinte centros, según ha podido saber este periódico.

En ese encuentro transmitió la necesidad de cerrar una serie de locales que registran pérdidas para poder sanear el grupo, lo que conllevará despidos. Además, abogó por adoptar planes de formación para el personal de tienda, modificar horarios, revisar el surtido y profundizar en la transformación de sus establecimientos, entre otras medidas.

Los sindicatos están a la espera de que la empresa concrete la relación de cierres y la afectación de los despidos por centros. El anuncio del plan de ajuste ha sorprendido a los trabajadores justo cuando están en vísperas de celebrar elecciones sindicales en Cádiz y Málaga. No obstante, el ERE será negociado por el comité intercentros, en el que están representados todos los comités de las sociedades de Maxima en España: Supersol, Superdistribuciones Ceuta y Cash Dino. 

Por su parte, un portavoz de la empresa ha confirmado este miércoles a Efe el inicio de un proceso para "sanear" el grupo tras las pérdidas cosechadas durante los últimos ejercicios, aunque ha declinado dar cifras concretas sobre despidos ni cierres.

Supersol cuenta con un total de 196 establecimientos, lo que supone una cuota de superficie a nivel nacional del 1,2% según Alimarket. Tiene un fuerte posicionamiento en Andalucía, donde se localizan 145 establecimientos, la mayoría en las provincias de Cádiz, Málaga, Sevilla y Huelva, lo que le sitúa en el quinto puesto del sector regional de la distribución. Madrid es su segundo mercado, con unos 40 supermercados, y el resto se reparten por Ávila, Cáceres, Ceuta, Gudalajara, Melilla y Toledo. 

La negociación arrancará oficialmente el próximo 9 de abril, según explicó CCOO, que subrayó que ahora arrancan "37 días clave", en los que se decidirá el "futuro" de trabajadores de Supersol, donde, según el sindicato, se está dando una "reducción extrema de personal en los últimos meses" a la que ahora "se suma este órdago de la empresa".

Adquirido en 2012 por Maxima

Supersol fue adquirido en 2012 a Dinosol por la cadena lituana Maxima, propiedad del magnate Dalius Misiunas, a través de su brazo inversor, Agile Finance. La operación se ejecutó justo cuando España se encontraba inmersa en la recesión económica, un momento de contracción del consumo que afectó notablemente a los márgenes de la empresas de distribución.

Los nuevos dueños inyectaron hasta 150 millones de euros y cerraron establecimientos deficitarios, como el de la Zona Franca de Cádiz, o la plataforma de Sevilla. La compañía apostó por los establecimientos más rentables, pero no consiguió revertir los números rojos.

El difícil contexto económico se vio agravado por el choque cultural entre la plantilla y los nuevos gestores, que no hablaban español y tenían dificultades para negociar con proveedores y trabajadores, quienes recuerdan el trato problemático con los directivos procedentes de la matriz báltica. Aunque estas dificultades se han ido limando con el tiempo, Maxima ha reorientado su punto de mira hacia la Europa del Este, priorizando sus inversiones en Polonia y Bulgaria. 

Así lo anunciaba la matriz de la compañía el pasado mes de septiembre cuando anunció el relevo del responsable desde 2014 de Supersol, Arunas Zimnickas. Zimnickas asumió el negocio en Polonia, "uno de las claves para nuestra expansión estratégica", según el consejero delegado de Maxima, Dalius Misiunas. La dirección de Supersol fue asumida por Vygintas Sapokas, hasta ese momento responsable de Maxima Estonia. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios