Málaga

Unicaja Banco y Liberbank rompen su negociación para la fusión

  • Ambos bancos aseguran que no ha habido acuerdo sobre el reparto accionarial y que "dan por finalizados" los contactos

  • El banco andaluz reclamaba el 60% de la nueva entidad por su peso en las cuentas

Un cliente en el cajero de una oficina de Unicaja Banco Un cliente en el cajero de una oficina de Unicaja Banco

Un cliente en el cajero de una oficina de Unicaja Banco

Unicaja Banco y Liberbank han roto su proceso negociador para fusionarse. Ambas entidades lo han comunicado esta tarde en un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores en el que señalan que "no han alcanzado un acuerdo sobre la eventual ecuación de canje de las acciones" y que sus respectivos consejos de administración han decidido por unanimidad "dar por finalizadas las conversaciones". El anuncio ha sido realizado tras el cierre de la Bolsa madrileña, por lo que la repercusión en los títulos de los dos bancos se apreciará mañana.

Unicaja Banco y Liberbank anunciaron en diciembre que empezaban los contactos para analizar una posible fusión en la que el banco andaluz llevaría la voz cantante al ser de mayor tamaño. A lo largo de estos meses se ha realizado un proceso de due diligence en el que se han analizado los pros y contras de la operación y, en principio, todo parecía ir sobre ruedas. De hecho, el director general de Finanzas de Unicaja Banco, Pablo González, afirmó el pasado 30 de abril a los inversores, en la presentación de los resultados de Unicaja Banco del primer trimestre de 2019, que la operación seguía en marcha y que se esperaba alcanzar un acuerdo “pronto”. En dos semanas se ha sabido la solución, pero en este caso ha sido distinta a la esperada y cada banco seguirá su camino en solitario.

El principal escollo ha estado en la ecuación de canje, es decir, cuánto se pagaría por el intercambio de acciones. Unicaja Banco entendía que, en función de sus activos y cuentas anuales, debería acaparar en torno al 60% del nuevo banco y Liberbank quería que su presencia fuera más igualitaria. En los últimos meses el tira y afloja ha sido constante. Los directivos de Liberbank querían arañar el máximo posible de cuota para que sus accionistas tuvieran una mayor remuneración y su peso en la entidad final resultante fuera más amplio.

Dos personas pasan junto a una oficina de Unicaja Banco Dos personas pasan junto a una oficina de Unicaja Banco

Dos personas pasan junto a una oficina de Unicaja Banco

Unicaja Banco se ha mantenido en su postura y no ha cedido de ese 60%, por lo que finalmente no ha habido acuerdo. Cabe señalar que una diferencia de dos o tres puntos representa centenares de millones de euros y que fuentes cercanas a la operación siempre han asegurado que Unicaja Banco no tenía una necesidad imperiosa por alcanzar la fusión. La entidad andaluza lo veía como una oportunidad para consolidarse entre los mayores bancos del país, sumando unos activos de 96.000 millones de euros y situándose en la sexta plaza tras Santander, CaixaBank, BBVA, Bankia y Sabadell y por delante de Bankinter, Abanca, Kutxabank e Ibercaja. No obstante, no se iba a proceder a la fusión si podía resultar perjudicial para sus accionistas.

Los datos demuestran que el banco presidido por Manuel Azuaga es mayor que el liderado por Manuel Menéndez y eso es lo que han puesto sobre la mesa durante todos estos meses, en los que se recibió el respaldo del Banco Central Europeo tras la buena experiencia de la integración de Ceiss. Si se comparan los resultados del primer trimestre de 2019 de Unicaja Banco y Liberbank se observa, por ejemplo, que el banco andaluz obtuvo un beneficio neto de 63 millones de euros, un 10,5% más que en el mismo periodo del año anterior, frente a los 21 millones de euros de la entidad asturiana, una rebaja interanual del 28,5%. Si se agregara el beneficio de las dos entidades, Unicaja Banco aportaría el 75% y Liberbank el 25%. En el caso del margen bruto y del margen de explotación antes de saneamientos, la proporción sería 63-37 y 68-32 respectivamente.

Unicaja Banco tenía en marzo 38.222 millones de euros en depósitos frente a los 24.313 millones de Liberbank (61-39), mientras que el activo del banco andaluz era de 56.411 millones y el de Liberbank de 40.617 (58-42). Las ratios de solvencia son similares, aunque Unicaja Banco está por encima, así como en las ratios de cobertura de activos no productivos y en la de adjudicados inmobiliarios. Unicaja Banco posee además 1.131 oficinas frente a las 644 de Liberbank.

En la mente del banco andaluz siempre ha estado crecer lo máximo posible, pero partiendo de la base de liderar el proyecto y de no ser absorbido por una entidad mayor. Lo ha intentado con Liberbank, pero no ha podido ser. La entidad buscará a partir de ahora nuevas alianzas ya que el sector bancario tiende cada vez a una mayor concentración y nadie quiere quedarse atrás. “Unicaja Banco, desde su positiva trayectoria y solidez financiera, seguirá trabajando para el cumplimiento de sus objetivos estratégicos, establecidos en su Plan de Negocio, y maximizar el valor para sus accionistas”, publicó. Ibercaja siempre ha estado en las quinielas. Habrá que ver qué ocurre en el futuro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios