empleo

Casi el 70% de los andaluces a media jornada quieren trabajar más horas

  • Es la comunidad donde hay más personas a tiempo parcial que desean las ocho horas: 335.500

  • En España hay un 52% que le gustaría emplearse más tiempo, 20 puntos menos que en la región

Dos operarias trabajan en un centro fabril de Córdoba. Dos operarias trabajan en un centro fabril de Córdoba.

Dos operarias trabajan en un centro fabril de Córdoba. / J. Martínez Asencio

Comentarios 3

El 52% de los trabajadores que tienen en España una jornada a tiempo parcial lo hacen de forma involuntaria, es decir, les gustaría trabajar más horas.

Según un informe de Asempleo, con datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2019, en España un 14,9% de los trabajadores lo hacen a tiempo parcial, unos 2,9 millones, y de ellos, 1,5 millones quieren una jornada con más horas. La tasa de parcialidad involuntaria se sitúa en el 7,7%. Andalucía es la comunidad con mayor número de trabajadores a tiempo parcial que lo hacen de forma involuntaria, el 10,7% del total, es decir 335.500. Teniendo en cuenta que hay 490.600 empleados a media jornada en total, casi el 70% de los que están en esta condición (el 68%) están en esta situación porque no tiene más remedio.

A nivel nacional, la tasa de parcialidad involuntaria ha descendido en tres puntos porcentuales desde el 10,4% que llegó a marcar en el segundo trimestre de 2014. Frente a esto, el desempleo se ha reducido en 12,2 puntos en este mismo periodo, lo que parece indicar que la parcialidad es "menos volátil" que el paro durante los cambios del ciclo económico. "Todavía queda mucho camino por recorrer para corregir situaciones subóptimas en el mercado de trabajo español", señala el presidente de Asempleo, Andreu Cruañas.

La parcialidad involuntaria, explica, es una forma de empleo "que no cubre las necesidades y aspiraciones del trabajador y que se ceba con los colectivos más vulnerables del mercado".

Las mujeres, los jóvenes y los trabajadores de profesiones básicas son los colectivos más vulnerables a estas jornadas parciales no deseadas, lo que les coloca como los grupos más afectados por la precariedad del mercado laboral. En el caso de las mujeres, una de cada 10 (12,8%) tiene un empleo parcial de forma impuesta frente a uno de cada 20 hombres, una diferencia tras la que están las reducciones de jornada para dedicarse al cuidado de familiares o tareas domésticas.

Los menores de 25 años suponen un 17,3% de estos ocupados que trabajan a tiempo parcial sin quererlo, obligados a aceptar cualquier oferta laboral por las altas tasas de paro juvenil; mientras que los trabajadores de puestos básicos representan un 13,1%, dada su fácil sustitución.

En cuanto al tipo de actividad, la industria es el sector que menos parcialidad involuntaria sufre, además de contar con la menor tasa de desempleo, frente a los servicios, donde se dan las más elevadas.

Frente a España, el trabajo parcial en otros países europeos es un fenómeno bastante extendido, aunque en su mayoría de carácter voluntario.

Por países, destaca la alta penetración de esta jornada en Países Bajos, donde uno de cada dos holandeses está empleado en esta modalidad, seguido por Austria y Alemania (27%), mientras que España (14,9 %) se sitúa por debajo de la media europea (19,2%).

La parcialidad involuntaria es un fenómeno "muy correlacionado" con los niveles de paro, lo que, según Asempleo, confirma la "falta de utilización del potencial de oferta de trabajo del país".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios