Economía

Uno de cada cuatro autónomos andaluces no quiere serlo

  • Un estudio de la Fundación La Caixa revela que el 25%, unos 130.000, trabaja por cuenta propia por necesidad y no por elección

  • Algo más de 25.000 son dependientes o falsos autónomos, al trabajar para una única empresa

Un repartidor descansa en una plaza de Cádiz Un repartidor descansa en una plaza de Cádiz

Un repartidor descansa en una plaza de Cádiz / Julio González

Los autónomos involuntarios, es decir, aquellos trabajadores por cuenta propia que lo hacen por necesidad (y no por elección) o porque sus antiguos empleadores así se lo pidieron, alcanzan un porcentaje del 21,7% en España y del 25% en Andalucía, bastante por encima de la media europea del 16,9%. Esto quiere decir que uno de cada cuatro autónomos en nuestra región no desearían serlo, según el artículo 'El autoempleo voluntario y dependiente en España', publicado por la Fundación La Caixa y elaborado por Raquel Carrasco, de la Universidad Carlos III de Madrid, y Virginia Herranz, de la Universidad de Alcalá.

El autoempleo en los países de la UE El autoempleo en los países de la UE

El autoempleo en los países de la UE / Dpto. Infografía

Los autores explican que han elaborado su estudio a partir de los datos de la Encuesta de Población Activa de la Unión Europea correspondiente a 2017. Este sondeo incluyó datos 'ad hoc' sobre este colectivo, que fueron publicados por primera vez en julio de 2019 para la investigación académica.

Con los porcentajes arriba señalados, el número de autónomos que no desean serlo en Andalucía ascendió en 2017 a unos 132.000. No hay datos más recientes, pero si extrapolamos el mismo porcentaje a 2020, obtendremos que ese número se elevó a 138.000, dado que el número de trabajadores por cuenta propia se elevó en la comunidad a 551.000 (desde los 526.700 de 2017), mientras que en el conjunto de España se registra una bajada en el mismo periodo.

El artículo también recoge cuántos autónomos son dependientes, es decir, que solo trabajan para una única empresa, lo que se conoce como falsos autónomos. En este caso, el porcentaje es bajo en España, del 3,9%, frente al 8,4% europeo, con Alemania y Reino Unido muy por encima de nuestro país. En Andalucía, el porcentaje es cercano al 5% (unas 26.000 personas), en el rango alto dentro del ranking de comunidades autónomas.

Autoempleo dependiente e involuntario en la UE Autoempleo dependiente e involuntario en la UE

Autoempleo dependiente e involuntario en la UE / Dpto. Infografía

La incidencia de autónomos precarios es mayor aquí por la estructura económica y laboral andaluza

Que Andalucía esté peor que la media tanto en autónomos involuntarios como dependientes se debe a varios factores. En primer lugar, y según los autores del estudio, hay una correlación clara entre Producto Interior Bruto (PIB) per capita (la riqueza generada por habitante) y número de autónomos. A más riqueza, menos autónomos, sobre todo precisamente porque tienden a reducirse los más vulnerables. Nuestra comunidad tenía en 2017 un porcentaje de autónomos del 17,9%, por encima de la media (15%) y ha subido al 18,2% en 2020.

Autónomos involuntarios y dependientes por CCAA Autónomos involuntarios y dependientes por CCAA

Autónomos involuntarios y dependientes por CCAA / Dpto. Infografía

El informe señala que "el autoempleo es la opción mas probable cuando la situación económica empeora", pero solo para el caso de los autónomos involuntarios y dependientes, ya que para el resto de trabajadores por cuenta propia "no parece que el PIB tenga un efecto significativo".

Andalucía también sale perjudicada por su menor peso industrial. La mayor presencia del sector manufacturero favorece el crecimiento de los autónomos pero la tendencia es a que baje el peso de los vulnerables. Además, como es lógico, la mayor precariedad laboral y de rentas en la región contribuye a que haya más autónomos en situación vulnerable. "Existe una relación directa entre las comunidades autónomas con rentas bajas y la proporción de autónomos dependientes, especialmente si son involuntarios", dice el artículo.

La situación andaluza se puede ver compensada, en cierto modo, por la incidencia del sector público, que suele reducir el volumen de trabajadores autónomos involuntarios y dependientes. 

Los autores del informe piden, por último, no considerar a los autónomos como un grupo homogéneo, sino, al contrario, como un colectivo heterogéneo que "incluye trabajadores que deben afrontar precarias condiciones laborales". Por tanto, añaden, las políticas públicas deben diseñarse para diferentes grupos de trabajadores, aunque a todos se les llame autónomos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios