Economía

La escuela de pilotos del A400M sigue adelante ajena a la incertidumbre que pesa sobre el avión

  • El Ayuntamiento de Sevilla concede la última licencia de obras para culminar las instalaciones

Situación paradójica. El futuro del A400M pende de un hilo y, sin embargo, los proyectos fraguados en torno a él siguen adelante. Es el caso del centro de entrenamiento de pilotos del avión militar de Airbus, que se levanta junto a la planta de ensamblaje del aparato en las inmediaciones del aeropuerto de Sevilla. Ayer mismo, la gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento hispalense concedió la licencia de obras para la finalización de su construcción, que arrancó en junio del año pasado. De este modo, se prevé que las instalaciones estén listas este año, mientras que la incertidumbre que pesa sobre el programa no acaba de disiparse.

La escuela de pilotos tendrá una superficie cercana a los 13.000 metros cuadrados -sobre una parcela de 31.000- y sus obras cuentan con un presupuesto de 12,9 millones de euros. Las fos primeras fases, que han consistido en el movimiento de tierras y cimentación del edificio, ya están concluidas.

El expediente aprobado contempla un edificio de nueva planta con tres zonas diferenciadas: un espacio principal, para uso docente y administrativo; las naves de los simuladores de vuelo; y, por último, dependencias de servicio para las instalaciones técnicas, de control y de mantenimiento. En la planta baja del edificio principal se encuentran el acceso y la zona de recepción, las oficinas y despachos de personal docente y administrativo y las grandes aulas comunes. En la planta alta se proyectan las salas de entrenamiento. En el nivel superior también se ubican simuladores conectados entre sí a través de la zona de servicios.

El centro contará con dos dispositivos de entrenamiento principales: los simuladores dinámicos de vuelo y de misión -cabinas reales de aviones, apoyadas sobre patas articuladas, dotadas de tecnología punta; serán seis en total-, y los dispositivos estáticos de entrenamiento de vuelo -iguales a los anteriores, pero sin sistemas visuales y de movimiento-.

La escuela no sólo permitirá entrenar a los profesionales que pilotarán el A400M, sino que también reducirá la siniestralidad en las tareas de mantenimiento.

Además, y como complemento a las actuaciones en torno al montaje del avión militar A400M, la última sesión de la Comisión Ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo autorizó ayer la construcción de un túnel de simulación de lluvia para comprobar la impermeabilidad de distintos aviones. La actuación prevista supondrá un gasto superior a los 62.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios