Jerez

Los parques eólicos “condenan” al enoturismo del viñedo de Jerez

  • La Asociación de la Ruta del Vino y el Brandy del Marco solicita que se prohíba en el PGOU la instalación de aerogeneradores y placas voltaicas en el entorno de viñas ante su proliferación

  • Presenta una alegación a una modificación puntual del PGOU para pedir que se preserve el patrimonio paisajístico, medioambiental y cultural en los pagos históricos del jerez

La Esperanza, viña del pago de Balbaína que, "de tenerlo todo, ha pasado a estar condenada a muerto por los aerogenradores", asegura un miembro de la asociación. La Esperanza, viña del pago de Balbaína que, "de tenerlo todo, ha pasado a estar condenada a muerto por los aerogenradores", asegura un miembro de la asociación.

La Esperanza, viña del pago de Balbaína que, "de tenerlo todo, ha pasado a estar condenada a muerto por los aerogenradores", asegura un miembro de la asociación. / Miguel Ángel González

Comentarios 12

La Asociación de la Ruta del Vino y el Brandy del Marco de Jerez lleva años trabajando para diversificar la oferta enoturística, desvincularla de su carácter excesivamente urbano y acercarla al viñedo del Marco. Pero todo este trabajo, que cuenta con el apoyo de la Administración pública, puede irse al traste por la proliferación de parques eólicos y solares, que amenaza a los pagos históricos del jerez.

El daño ya está hecho en el pago de Balbaina, plagado de aerogeneradores y placas fotovoltaicas que rompen la armonía del paisaje del viñedo que rodea a Jerez desde hace milenios, y empieza a extenderse por el pago de Añina, situación que el sector teme que se expanda a otras zonas de alta densidad de viñedo, caso de Macharnudo y Carrascal, la joya de la corona que se quiere preservar de la invasión de los parques renovables.

Los miembros de la Ruta del Vino y el Brandy ven con enorme preocupación la intrusión de estos “elementos extraños” en el entorno de viñas y que constituyen un “auténtico atentado” al paisaje del viñedo, motivo por el que en la última reunión de la Mesa de la Viña de esta asociación, participada por el Ayuntamiento, se acordó como primera medida presentar una alegación a la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), relativa a suelo no urbanizable y aprobada con carácter inicial en el pleno municipal del 6 de mayo, a fin de salvaguardar el viñedo de Jerez, con independencia de su potencial turístico, como elemento fundamental del patrimonio arquitectónico, paisajístico, medioambiental, cultural... y una de las señas de identidad más preciadas del territorio.

César Saldaña y Willy Pérez, ayer con la alegación a las puertas de Urbanismo. César Saldaña y Willy Pérez, ayer con la alegación a las puertas de Urbanismo.

César Saldaña y Willy Pérez, ayer con la alegación a las puertas de Urbanismo. / Miguel Ángel González

El presidente de la asociación de la Ruta del Vino afirma que "el daño ya está hecho en Balbaina, pero vamos a preservar otros pagos históricos como Macharnudo y Carrascal"

El presidente de la Asociación, César Saldaña, presentó ayer en Urbanismo la alegación, a través de la que se solicita que “el PGOU de Jerez no permita la instalación de elementos que contaminen visualmente el paisaje de los pagos de viñas de nuestro término municipal, en particular y de forma específica los parques solares fotovoltaicos y los aerogeneradores o parques eólicos, prohibiendo su instalación tanto en el suelo ocupado por viñedos como en cualquier otra ubicación próxima que suponga un impacto visual en dicho paisaje”.

Saldaña destaca la buena sintonía que existe entre el Ayuntamiento y la Asociación, en la que recuerda que la alcaldesa, Mamen Sánchez, ocupa la vicepresidencia, por lo que confía en que prospere la solicitud de poner coto a los parques renovables en los pagos históricos del jerez, toda vez que considera que su proliferación “es un torpedo en la línea de flotación para los planes enoturísticos del viñedo jerezano”, entre los que figura el proyecto ‘Pagos del Sherry’, presentado precisamente en la última reunión de la Mesa de la Viña y que plantea tres itinerarios principales de turismo enológico por los pagos de Macharnudo, Carrascal y Balbaina.

"En otras regiones como Rïoja, Douro o Champagne sería impensable que se instalaran parques eólicos y solares", afirma Saldaña

Según el también director general del Consejo Regulador del vino, “la proliferación de parques eólicos y solares se contradice con las actuaciones previstas en caminos rurales y los proyectos de enoturismo en las viñas, para los que se están movilizando importantes esfuerzos de la Administración pública y de particulares, pero lo estamos degradando con este tipo de cosas que serían inconcebibles en Rioja, Douro, Champagne o Napa Valley”.

Willy Pérez, enólogo, bodeguero y miembro de la asociación de la Ruta del Vino y el Brandy del Marco de Jerez, fue de los primeros en alertar del riesgo que representan estos parques tras constatar que, tras la irrupción en Balbaina, hay empresas de energías renovables interesadas en extender sus dominios a Macharnudo y Carrascal.

A su juicio, las empresas que promueven estos parques no generan riqueza en el territorio, ya que “sólo se beneficia el propietario de los terrenos en los que se instalan, que se enriquece a costa de la ruina de los vecinos y de condenar al paisaje. Un ejemplo claro es viña La Esperanza, en el pago de Balbaina, que de tenerlo todo ha pasado a estar condenada de muerte por los aerogeneradores”.

Willy Pérez asegura que "estos armatostes no generan beneficio salvo al propietario del terreno y a costa de la ruina de los vecinos"

Pérez, que acompañó ayer a Saldaña en el registro de la alegación, puntualiza que está totalmente a favor de las energías renovables, no así de la “instalación de armatostes al lado de las viñas”, que compara con lo que ocurrió en la promoción de viviendas de la Ermita de Guía, y que “además del impacto visual, generan otras molestias como el ruido para beneficio de uno solo”.

“Lo de la Ermita de Guía, como lo de Balbaina, es un ejemplo claro de la política de hechos consumados”, añade Saldaña, quien subraya que, “con cierta indiferencia por parte de todo el mundo, nos la han colado sin que nos hayamos enterado, pero ahora vamos a prevenir en otros pagos históricos, con idea de que en un futuro no puedan renovarse los contratos de los parques ya instalados en Balbaina” –generalmente, la concesión se extiende por 20 o 25 años–.

Con esta medida, la asociación quiere remover conciencias y sensibilizar a la sociedad del problema, que trasladarán a la Junta de Andalucía para que tome cartas en el asunto, toda vez que la alegación se limita al término municipal de Jerez, no así al resto de municipios del Marco en la provincia –El Puerto, Sanlúcar, Trebujena, Chipiona, Rota y Puerto Real–.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios