Elecciones Municipales Sevilla 2019

El ambiente se caldea

  • En el quinto día de campaña comienzan las primeras acusaciones directas entre los dos principales partidos. Los debates confirman la intuición general: la Alcaldía es cosa de dos

Juan Espadas y Beltrán Pérez, en el día de ayer Juan Espadas y Beltrán Pérez, en el día de ayer

Juan Espadas y Beltrán Pérez, en el día de ayer / Antonio Pizarro (Sevilla)

Comentarios 2

La Alcaldía es cosa de dos. O sigue Espadas o da el campanazo Pérez en las elecciones municipales de Sevilla. Hay un claro favorito y un único aspirante. Se ve en los debates, se nota en el ambiente. El PP se esfuerza por exhibir que hay partido, que no hay nada perdido.

Beltrán Pérez busca constantemente sacar de sus casillas al alcalde. Y quiere el cara a cara en un debate, sin Ciudadanos, sin Adelante Sevilla, sin Vox, para situarse en el mismo nivel que Espadas. En comunicación política se tiene por norma que a la oposición siempre le conviene la foto con el gobierno. Beltrán se diluye entre cinco y quedaría reforzado en un encuentro bilateral, sobre todo porque él y el alcalde son, precisamente, los dos mejores oradores. De eso no hay duda.

Nadie termina de creerse que Vox no alcance, al menos, ese 5% de votos que le conceda la entrada en el Pleno del Salón Colón. Se da por hecho que Espadas mejora, sobre todo porque no ha cometido grandes errores. Algunos miembros aviesos del PP hasta bromean con la posibilidad de que el socialista se aproxime a la mayoría absolutísima de Zoido en 2011. Son, sin duda, comentarios fruto de las heridas que dejó la fuerte división interna que vivió el PP de Sevilla hace dos años.

Álvaro Pimentel, en un paseo electoral por el centro Álvaro Pimentel, en un paseo electoral por el centro

Álvaro Pimentel, en un paseo electoral por el centro / M. G. (Sevilla)

El PSOE, tal vez consciente de que no debe relajarse, pisa el acelerador y difunde con especial interés la agenda de un alcalde que tiene tal cantidad de convocatorias que verdaderamente da vértigo. Espadas visitó ayer la zona franca, donde coincidió con el ex alcalde Monteseirín; presentó el programa para generar industria y actividades económicas, el programa de cultura y participó en dos debates.

Beltrán Pérez duerme poco porque necesita no bajar de los diez concejales y confiar parte de su suerte a una participación baja, más próxima al 50%que al 60%.

Los dos principales candidatos empiezan a acusar el cansancio y dan las primeras muestras de nerviosismo. Comienzan los codazos directos entre los dos grandes partidos por la vía de los subalternos. El edil Rafael Belmonte salió a meterle el dedo en el ojo a los socialistas al acusarles de usar el Ayuntamiento “para vender su gestión y hacer su propia campaña a las elecciones municipales”. Belmonte, brazo derecho del candidato Pérez, denunció que el alcalde “vende proyectos que no existen, se da paseos que enmascaran inauguraciones y hace promesas que hace cuatro años ya había anunciando”.

Poco a poco crepita el aceite del plato que se cocinará el día 26. Los populares se apoyan en la denuncia que más se repite contra el gobierno local en las redes sociales, como es la falta de limpieza : “Es la manera que tiene de vender su realidad paralela en la que solo él vive y pretende que el resto nos creamos mientras tapa con galas y premios la suciedad y el abandono que acechan a los barrios de la ciudad”, asegura Belmonte.

La imprenta municipal

Y hasta se hace referencia a un artilugio tan romántico como la imprenta:“Hay que recordar que el alcalde del PSOE estuvo repartiendo en febrero en los centros educativos públicos de Sevilla un folleto alabando su gestión en colegios y barrios en estos cuatro años. Esto muestra claramente cómo ha utilizado la imprenta municipal para hacer autobombo de su gestión”.

El PSOE no se calla. Todo codazo es respondido de inmediato, máxime en campaña. Los socialistas ven “desesperación, nerviosismo y pérdida de papeles” en la denuncia del PP. Y recuerdan que el de la gaviota “es el único partido que tiene expedientes abiertos por la Junta Electoral”.

La pelea está abierta y todavía quedan... diez días. La portavoz de campaña del PSOE, Myriam Díaz, una desconocida para el gran público, cree que los populares están “intentando llamar la atención a la desesperada”. Y recuerda la politización de la Feria con un punto evidente de exageración:“Han llegado incluso al absurdo de forzar la ordenanza de Feria y dañar las tradiciones de la ciudad con tal de poder llamar la atención”.

Adelante Andalucía se dedicó a recorrer Alcosa, uno de sus graneros de votos. Los de Vox se limitaron a la participación de su candidata en los dos debates. No tuvieron más actos. En la formación de Santiago Abascal recuerdan a modo de justificación que es difícil montar una agenda de campaña cuando los protagonistas no son políticos profesionales. Por el momento nadie agita especialmente el miedo a la extrema derecha que representa Vox para los partidos de la izquierda.

Tampoco nadie cuenta con estrellas invitadas procedentes de Madrid. A Beltrán Pérez le conviene no dejarse ver mucho con los señores de Génova tras el estrépito de las generales. Zoido anda por España de campaña para las europeas. Y la ex ministra Fátima Báñez, la que goza de mejor cartel en Sevilla, acudió pero para apoyar la campaña en los pueblos, lo que tiene mérito si se tiene en cuenta que el PP sólo tiene siete alcaldías de las 106 posibles.

Desde que el ministro Ábalos vino a la Feria, nadie del Gobierno central se ha acercado a la capital de Andalucía, donde el PSOE tiene su principal Alcaldía. Es de esperar el desembarco del presidente del Gobierno en algún momento. A diez días ya hay codazos directos. Los nervios irán en aumento. Los gurús buscarán golpes de efecto de última hora. Pero la magia no existe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios