2011 Elecciones

Espadas achaca la derrota a la crisis y asegura que hará una oposición "leal e implacable"

  • El candidato del PSOE se resigna por el resultado y felicita a Zoido · La militancia se muestra dolida ante el tsunami popular, cuyos mayores exponentes han sido Sevilla y Castilla-La Mancha.

El candidato del PSOE a la Alcaldía de Sevilla, Juan Espadas, ha achacado la mayoría absoluta del PP en la capital hispalense a la actual situación de crisis económica que afecta a los ciudadanos y asegura que hará una oposición "leal e implacable" en el Ayuntamiento. "La alternativa a quien gobierna aquí es la derecha, y con independencia del reconocimiento, creo que palpable, de que no había grandes propuestas o recetas mágicas, existía una pulsión de cambio", expuso.

En una comparecencia de prensa, arropado por miembros de su candidatura y el secretario provincial del PSOE, José Antonio Viera, Espadas ha felicitado al ganador de las elecciones, el popular Juan Ignacio Zoido, y ha afirmado que "en democracia unas veces se gana y otras se pierde y hay que saber estar a la altura". "Quizá esa sea una de tantas cosas que nos diferencia como partido, sabemos aceptar la derrota", prosiguió.

"Los análisis hay que hacerlos en profundidad, no en unos minutos", dijo para calmar el ambiente de derrota. "Sabemos que desde hace meses hay un estado de opinión de gravedad ante los probemas que nos afectan, y a eso no podíamos ser ajenos en una convocatoria electoral", achacó. A la pregunta de si la debalce se ha producido debido a que el candidato popular lleva cinco años haciendo oposición y él sólo tiene un año de rodaje, Espadas fue tajante al declarar que el cambio que las urnas han dictado son fruto "de la situación", en referencia a la crisis económica y la preocupación social por el desempleo.

La militancia socialista de Sevilla se mostraba rota en la sede de Luis Montoto. Entre algunas lágrimas y caras de resignación por la derrota tras la entrega de la cuchara de Viera y Espadas en sus declaraciones, el peor momento llegó cuando, congregados frente a un televisor que retransmitía los resultados con más del 95% escrutado en muchas autonomías y grandes ciudades, los militantes de base suspiraban y se sorprendían por la pérdida de tradicionales feudos socialistas.

"Ahora es cuando se demuestra quién está aquí por conveniencia y quién por convicción", se oyó de boca de algún interventor. Pero la mirada al futuro la había ofrecido ya tan sólo el candidato, que se limitó a anunciar una legislatura de mucho trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios