2011 Elecciones

Ovación socialista a Felipe

  • Unas 2.000 personas acompañaron a Juan Espadas y arroparon "al mejor gobernante que ha tenido España en toda su historia", en palabras del presidente Griñán · González pidió el voto socialista masivo

Felipe González fue la guinda del mitin del PSOE de cierre de campaña en el polideportivo del barrio Amate, donde se congregaron unas 2.000 personas en la mitad de la instalación. Le faltó la chispa y la fuerza de antaño, y le sobraron referencias a Aznar pero la ovación al ex presidente fue unánime desde su entrada al grito de "¡Felipe, Felipe!", "el mejor gobernante que ha tenido España en toda su historia", en palabras del líder socialista de la Junta José Antonio Griñán. El público estaba deseando oírlo y no faltó quien se trajo anteojos para seguirlo bien cerca, y quien le gritó "¡qué guapo eres!".

Felipe pidió el voto para el candidato Juan Espadas y que los socialistas acudan masivamente a las urnas. "Me preocupa que aquí vote el 50% y en los barrios de la derecha el 80%", expresó antes de referirse a "las mentiras del PP" con el terrorismo y el atentado del 11-M.

Empezó tirando de la nostalgia. Recordó su primera victoria en las elecciones generales con 44 años, la pinza de Aznar y Anguita (PP-IU) a su gobierno, que el Partido Socialista no dio crédito a los resultados de 1982 y sus esfuerzos por desarrollar Andalucía con el AVE y las autovías que fueron tan criticados por los populares. "Quería sacar a mi tierra porque es mi tierra. No quería que el sur de España fuera el sur de Italia. Que no se quedara descolgado del desarrollo como el sur de Italia", recalcó. Nueva ovación.

González citó a su padre, nacido en el norte, para recalcar que no son verdad los tópicos de que los andaluces no trabajan. "Aquí comprendió mi padre que todos los tópicos de Andalucía eran mentira. Que en ningún lugar de España la gente puede trabajar con 42 grados a la sombra".

Las descalificaciones "a la derecha" fueron constantes: "no saben gobernar, saben dar órdenes, su aprendizaje es de ordeno y mando", "no se crean lo que promete el PP" para salir de la crisis, "el problema del PP con Rajoy no tiene solución, no tienen líder". El ex presidente criticó a Aznar por escribir en la prensa internacional contra España y por no subir las pensiones, a diferencia de lo hecho en los gobiernos socialistas. La última parte de su discurso se fue en explicar las recetas con las que salir de la crisis: aumentar la productividad premiando el esfuerzo y pedir a la Unión Europea que regule y reforme el sistema financiero. González corrigió a la presidenta alemana Angela Merkel e insistió en que trabajamos más horas que los alemanes y nos jubilamos más tarde.

La número 4 de Espadas, independiente y presidenta de las empresarias de Sevilla, Susana López, abrió el turno de intervenciones. La más monótona y con menos chispa fue la del presidente de la Junta, José Antonio Griñán, que invirtió más de media hora hablando antes de dar la palabra a Felipe. Pidió el voto para Juan Espadas ("en quien uno puede fiarse"), llamó a rebosar las urnas porque "un solo voto puede dar la victoria a Espadas" y se llevó la gran ovación al agradecer el trabajo de los militantes "por haber llevado con orgullo el socialismo y por haberlo defendido en las calles" y cuando acabó asegurando que "Felipe nos hizo una España diferente practicando el socialismo. La única salida progresista de la crisis ha de venir del socialismo" .

El candidato Juan Espadas estuvo muy arriba y espídico. Levantó a los asistentes cuando aseguró que el alcalde que ganará en las elecciones municipales sevillanas tendrá en su despacho la foto de Felipe González, en referencia a él mismo. "No vamos a permitir la foto de Aznar en el despacho del alcalde de Sevilla", gritó en alusión al candidato del PP Juan Ignacio Zoido, al que acusó de prepotencia. También recibió un sonoro aplauso al decir: "No vengo a pediros vuestra confianza para vivir de la renta ni quedarme en un despacho. Vengo aquí a trabajar para cambiar las cosas para bien". Prometió volver como un calcetín la forma de gestión del Ayuntamiento. Descalificó a su principal contrincante ("Sevilla no se merece un alcalde que lleva años deteriorando la imagen de esta ciudad. Oculta todo lo que se ha hecho y se ha hecho mucho") y pidió el voto masivo para evitar que gane el PP porque "sólo cuando los ciudadanos no hablan gana la derecha".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios