2011 Elecciones

El PSOE reconoce sus errores

  • La Ejecutiva provincial ordena a todos sus alcaldes que prioricen y cuiden los barrios y cuenten con sus vecinos, admitiendo uno de los fallos que los ha llevado a la derrota.

El PSOE de Sevilla ya ha reflexionado sobre su derrota en las pasadas elecciones municipales y ahora toca pasar a la acción. La Ejecutiva provincial aprobó ayer la preparación de una estrategia global de mayor acercamiento a la ciudadanía en los municipios de la provincia. A partir de ahora, los socialistas aplicarán, allí donde gobiernen, una política de participación ciudadana más activa, que favorezca la implicación real de los ciudadanos y de la sociedad civil en la toma de decisiones de su Ayuntamiento. Probablemente es lo que ha defendido el candidato a la Alcaldía de Sevilla, Juan Espadas, durante su campaña electoral, en la que ha insistido en que su prioridad serían los barrios cuando ocupase la Alcaldía. Pero no podrá hacerlo. Ya es tarde.

Por ello, según el comunicado enviado ayer por el partido, esta estrategia será de obligado cumplimiento por parte de los equipos de gobierno socialistas de los ayuntamientos sevillanos porque para el PSOE, la sociedad civil debe tener el peso que le corresponde en la toma de decisiones municipales y así se lo expresan los resultados de las urnas y también miles de ciudadanos en la calle.

El secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera, puso ayer de manifiesto ante la militancia que la situación económica ha provocado el desencanto de la ciudadanía y que muchos ciudadanos han expresado su voto en las urnas por esa situación general a nivel nacional y no tanto a nivel local. Es la versión oficial que sale de la reunión de ayer, en la que participó también Espadas, y que se celebró a puerta cerrada. Pero la militancia hace una lectura fácil: si la orden ahora es mimar a los barrios y la participación ciudadana es porque ello se había desatendido. La desatención a los barrios en el mandato anterior de Alfredo Sánchez Monteseirín ha pasado factura, mientras el contrincante del PP, Juan Ignacio Zoido, se ha dejado querer cada día más con los vecinos atendiendo sus problemas cotidianos: el bache y la farola que los socialistas han ridicularizado.

El dinero público se ha gastado en grandes proyectos y obras más céntricos que no han mejorado la vida de los barrios. Eso explica la pérdida de votos en zonas históricamente socialistas como Este-Alcosa-Torreblanca, Norte, Macarena y San Pablo-Santa Justa. Otro asunto agrio de la política municipal que el PSOE baraja que le ha perjudicado es el malestar del millar de empleados de Tussam (también de los eventuales de la empresa que llevan meses reclamando los empleos que se aprobaron en pleno) y los miles de afectados por la mala gestión de los 17 aparcamientos de residentes bloqueados desde 2006 en todos los barrios.

Como factores ajenos a la gestión del Ayuntamiento, la dirección del PSOE cree que hubo un voto de castigo por decisiones de la Junta que afectan especialmente en Sevilla: los miles de funcionarios cabreados con la reordenación del sector público y los afectados sevillanos -los más numerosos- por los pagos atrasados de los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE).

Viera se reunirá próximamente con los secretarios generales de las agrupaciones de Sevilla capital para analizar los resultados en cada uno de los distritos municipales. Queda mucho trabajo por hacer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios