2011 Elecciones

"No hay 'botellón', es la revolución"

El movimiento de los indignados sigue creciendo en Sevilla, donde, desde la noche del miércoles, se mantiene una acampada permanente en las setas. Más 4.000 personas, según la Policía Local, ocuparon ayer la escalinata de la Plaza de la Encarnación, la plaza mayor y los alrededores. Los agentes cortaron la calle por seguridad, conforme iba creciendo la concentración . La cita fue a las 20:00 pero a las 21:00 continuaban llegando personal con un único objetivo: gritar por una democracia real, por los parados, por el futuro de los jóvenes, contra los banqueros, contra la corrupción, los sindicatos y los políticos. Ciudadanos ajenos a las organizaciones y agrupados en la plataforma Democracia real ya, entre otras. Ocho veces más personas que el día anterior, cuando se congregaron más de medio millar de descontentos o indignados. Personas de todo tipo, desde jóvenes a padres y madres de familia, pasando por parados, estudiantes y funcionarios. Muchos se preparaban para pasar la noche en las setas, esperaban superar la cifra de la noche anterior, unos 200.

El tiempo no anuló la manifestación. Una hora antes de la concentración llovía muchísimo. De hecho, muchos se tuvieron que resguardar en los soportales de la calle Laraña, ya que no había paraguas que soportara la lluvia. Pero eso no fue un impedimento. Una hora y media antes de la hora fijada, la gente llegaba con paraguas, impermeables, gorros de lluvia y reliados en bolsas de basura. El sentir de todos era el mismo: no soportan más la situación y quieren que los políticos actúen y la sociedad se una a ellos.

Allí estaba Adolfo Rodríguez, un estudiante de 25 años, que acudió con un grupo de amigos con el único fin de que sean escuchados. "Estamos disconformes con la actual política. No miran por nosotros. La mayoría de mis amigos que han terminado la carrera se han tenido que marchar fuera de España. Es una lástima porque salimos muy preparados". Al lado había un grupo de jóvenes que acaban de terminar Periodismo. Jóvenes en paro. Samuel García, de 23 años, estaba allí por curiosidad y tenía muy claro el día 22 irá a votar. "Comparto las ideas de la plataforma y los apoyo, pero creo que deberíamos haber salido a la calle antes, no ahora a dos días de las elecciones. No creo que esto sirva para mucho". Su compañero, Jesús Calderón, se mostraba más optimista. "De aquí al domingo no conseguiremos mucho, pero lo ideal es que el movimiento continúe después de las elecciones. Si continuamos la lucha tendrá incidencia en los próximos comicios generales y autonómicos de 2012". Jóvenes con las ideas muy claras y unidos. "Hay que acabar con el bipartidismo y se debe recuperar una tercera fuerza política".

De la juventud a los funcionarios. También había muchos bajo las setas del Metropol Parasol. Entre ellos, Miguel Ángel Gayo, de 44 años, manifestaba que "los políticos han traicionado el mandato del pueblo" y resaltaba que "hay que diferenciar entre ser indigno y estar indignado. Los indignos nos han llevado a esta crisis y carecen de dignidad. Y los indignados tratamos de no perder la dignidad". Muy conciso y claro.

Algunos estaban allí en representación de sus hijos en paro. Es el caso de María Dolores, una jubilada por enfermedad, que tiene a dos hijos en paro. Esta mujer no lo dudó ni un segundo y cogió un megáfono para decirle a los jóvenes (y no tan jóvenes) que "el futuro está en vuestras manos. Ahora es el momento, tenéis que salir a la calle, gritar por vuestros derechos y debéis ser unos hombres y mujeres preparados". Aplausos y gritos. Fue la gran expectación de los allí congregados, incluso la invitaron a que acampara allí con ellos. María Dolores declaró "menos botellón y más lucha por una vida digna". Precisamente, había muchas pancartas que decían: "No hay botellón, es la revolución".

Muchas voces, gritos y pancartas. Lo que más repitieron es que este movimiento acaba de empezar e irá más allá del 22-M. "Esta plataforma no va a parar. No es un montaje de las elecciones", gritaron. "No somos mercancía en manos de los políticos y banqueros". "Si no hay solución, a la revolución". "Hartos de estudiar, queremos trabajar". Éstos fueron algunos de los lemas más gritados. Pasadas las 22:00 multitud de gente seguía en la plaza.

Vídeos realizados por 7Vueltas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios