2011 Elecciones

Los candidatos no entran al 'trapo'

  • Román y Marín juegan sus cartas con ataques comedidos, al igual que Rodríguez y 'Alemania' sin que hubiera confrontación

Nadie gana, pero nadie pierde. Así podríamos resumir el debate organizado por 'Una Tv Chiclana' y Diario de Cádiz que se celebró ayer en uno de los salones del Hotel Meliá Sancti Petri. Los cuatro candidatos que aspiran a la Alcaldía chiclanera se limitaron a exponer sus ideas pensando en su público y en sus votantes, aprovechando algunos momentos para atacar a sus adversarios, pero sin que ninguno de ellos entrara al 'trapo' de forma decidida. Se cuidó la imagen, las formas y hasta se respetó con pulcritud los tiempos concedidos para cada intervención.

Llamó poderosamente la atención el comportamiento sin apenas confrontación de los alcaldables del PSOE y del PP, José María Román y Ernesto Marín, quienes expusieron sus proyectos y planteamientos con calma y, quizás demasiada seriedad, a hora de abordar los cuatro bloques a debatir: Urbanismo (modelo de ciudad), Desarrollo Industrial, Turismo y Políticas Sociales.

Acostumbrados a los continuos y duros enfrentamientos entre PSOE y PP durante este periodo corporativo, el debate transcurrió sin sobresaltos. Eso no quita que, de vez en cuando, el alcalde, José María Román, lanzara algunos 'tiritos' hacia su principal rival del PP. Por ejemplo, en mitad de sus intervenciones, al tiempo que defendía su gestión en el Ayuntamiento, le recriminaba al anterior gobierno del PP "su apatía" o "parálisis de la ciudad" cuando ostentaba Marín la Alcaldía. Este último tampoco se sorprendió de la ofensiva del alcalde y jugó su baza desde una posición sustentada en recriminar al regidor chiclanero su idea de modelo de ciudad, el alto precio del metro cuadrado para adquirir suelo industrial o la alta deuda que mantiene el Ayuntamiento con proveedores y otros colectivos.

PSOE y PP mantenían un debate, mientras que la candidata de IU, Ana Rodríguez, trataba de introducir su pensamiento de desarrollar una política radicalmente opuesta al bipartidismo de los grandes partidos. Rodríguez demostró a lo largo de sus alocuciones que, como se suele decir, 'no se casa con nadie', ya que sus ataques iban dirigido indistintamente hacia Román y Marín. Al primero de ellos achacó que han sido 30 años de urbanismo "improvisado" y descontrolado lo que ha llevado a la ciudad a un proceso de regularización de viviendas. En cuanto al alcaldable popular, el criticó que quisiera "abrir" (en referencia a la idea del PP de crear una dársena) el poblado Sancti Petri "sólo para los amarres de unos barcos. Sancti Petri es mucho más que eso", apuntó.

Mientras tanto, Antonio García 'Alemania, no quiso entrar en ninguna polémica e incluso manejó una actitud conciliadora en algunas ocasiones, algo que se hizo más evidente al final del debate. "Todos los que estamos aquí queremos lo mejor para nuestra ciudad", manifestó. Sólo tuvo un leve desencuentro con Marín al que  le mostró su disconformidad con el proyecto que plantea en el poblado almadrabero. En este apartado, Ernesto Marín tuvo que defenderse contra los otros tres candidatos, quienes defendían la conservación y la esencia del poblado y que no se convirtiera "en un Puerto Banús". El edil del PP no se achantó y dijo alegrarse de que "se genere debate cuando se hace algo distinto. Hay que crear riqueza y la única manera de lograrlo es de ese modo; es decir, hacer algo distinto". Los planteamientos sobre turismo entre los alcaldables fueron enriquecedores, puesto que todos ellos mostraban una visión bien diferente de cómo incentivar este sector que actualmente representa el pilar de la economía de Chiclana una vez que la construcción atraviesa sus momentos más críticos.

Por otro lado, se esperaba mayor confrontación en el capítulo de políticas sociales, incluido el empleo, para lo que está cayendo en Chiclana con más de 12.000 parados. Sí que hubo controversia, pero dentro de la normalidad. Antonio 'Alemania' recalcó lo que ya dijo recientemente en cuanto a que él es el alcalde de los desengañados, "porque el primer desengañado soy yo". Rodríguez, por su lado, abogó por unos presupuestos más participativos y buscar una salida a los que "se han quedado en la calle sin vivienda" tras ser embargada por el banco. Precisamente, Marín mostró su acuerdo con parte del discurso de la candidata izquierdista al reconocer que en estos momentos de crisis "hay que volcarse con la ciudad". Insistió en que está de acuerdo con el Plan Local de Empleo Social (PLES) que ha puesto en marcha el Ayuntamiento, pero mostró su frontal rechazo "al oscurantismo" con que el PSOE aplica esta iniciativa. El alcalde coincidió en que "tenemos que seguir amparando a las familias que menos tienen, por eso hemos incrementado las políticas sociales por tres". Además, resaltó que el PLES ha contado con una inversión de 1,6 millones de euros, "un dinero que ha salido a base de ajustes de otras partidas".

En la mayoría de los bloques a debate, Román dejaba caer constantemente la frase "generar confianza" y  la idea de que Chiclana  tenga sea una de las poblaciones con más posibilidades para atraer el interés de los inversores. Además, su principal arma contra el PP fue la de exponer una retahíla de proyectos ejecutados que han visto la luz durante su mandato. Incluso mostró un folleto a todo color de esas actuaciones. "Gestión contra palabrería", concluyó el regidor chiclanero en clara referencia a su oponente.

Ernesto Marín, por su lado, se desmarcó del panorama que pintaba Román y destacó que "ha llegado la hora del cambio en Chiclana. El Partido Popular es el único que ha presentado cosas novedodas, sobre todo proyectos que crean riqueza. Incluso hemos presentado alternativas desde la oposición, algo que no es fácil, ya que hemos planteado propuestas sobre asuntos como el tranvía, Sancti Petri, empleo, etc. Ha llegado el momento de que no estén siempre los mismos en los mismos sitios". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios