Rocío 2019 Triana cruza el Quema

  • Más de un millar de personas madrugaron para ver cruzar a la hermandad por el río Guadiamar

Triana cruza el vado del Quema en 2019

Comentarios 1

La Hermandad del Rocío de Triana convirtió, por unas horas, el vado del Quema en un sambódromo rociero. Gente a un lado y a otro. Y, en medio, la carreta flanqueada por dos interminables hileras de caballistas. El río Guadiamar se quedó pequeño para la bicentenaria hermandad, que atrajó público hasta este enclave de Aznalcázar a pesar de la hora temprana (8:30).

"Ya están ahí", decía un niño a su madre al escuchar las palmas sonar cada vez más fuerte. No se equivocaba el pequeño romero. Una masa de personas caminaba delante de los bueyes, que lentos y seguros se adentraban en el agua. Las laderas que forman un pequeño valle entorno al río eran gradas para los espectadores. Familias con sillas y neveras se mezclaban con peregrinos trianeros que buscaban un hueco para ver la carreta por encima de los lomos de los caballos.

La carreta de Triana ante varios caballistas durante en el vado del Quema. La carreta de Triana ante varios caballistas durante en el vado del Quema.

La carreta de Triana ante varios caballistas durante en el vado del Quema.

La carreta se paró a las 8:55 en el centro de la escena. Las voces se aclararon, el silencio se hizo y comenzó un bello canto a la Virgen: la salve rociera. Una suave brisa acompañó la oración matinal, que desembocó en multitudinarios vivas a Almonte, Triana y, como es habitual, la Madre de Dios.

A partir de ahí, la alegría se apoderó de nuevo de la peregrinación y las guitarras fueron protagonistas. Hay tantas canciones dedicadas a la Hermandad del Rocío de Triana como coches de todo tipo la acompañan. Todoterrenos, tractores, carriolas y hasta camiones. Triana es un ejército que desfila entre sevillanas y risas hasta el Rocío.

Un grupo de romeros de la Hermandad de Triana tras cruzar el vado del Quema. Un grupo de romeros de la Hermandad de Triana tras cruzar el vado del Quema.

Un grupo de romeros de la Hermandad de Triana tras cruzar el vado del Quema.

El vado del Quema es y no es un lugar cualquiera para esta hermandad, pues cualquier punto de su camino es bueno para pasarlo con Triana, pero este rincón de la provincia de Sevilla probablemente sea el más especial. "El año que viene venimos más temprano, porque hemos tenido que aparcar casi en Pilas", sentenciaba un matrimonio de vuelta su vehículo entre coches de caballos y del Plan Romero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios