Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Enfoque BBVA

BBVA lleva el valor del ahorro a las aulas

  • El colegio Guillermo Romero Fernández, de Córdoba, ha sido el ganador de 2015 del programa de Educación Financiera 'Valores de futuro', al que presentaron sus planes de ahorro 192 centros de Secundaria de España.

El objetivo del programa Valores de futuro ideado por la entidad BBVA es  promover competencias y valores asociados al uso del dinero -esfuerzo, solidaridad y ahorro- entre escolares de entre 6 y 15 años. Para ello, los centros participantes cuentan con materiales didácticos, que se completan con talleres en el aula, impartidos por voluntarios de BBVA. En la edición pasada, 2014-2015, participaron más de 740 centros educativos de toda Andalucía, 6.746 clases y 165.654 alumnos. Pero el programa se convoca desde el año 2009 y en él ya se han integrado, a nivel nacional, más de cuatro millones de escolares.

Además del programa educativo, existe un concurso de Planes de Ahorro, en el que la pasada edición participaron 400 colegios en toda España, de los cuales 192 fueron de secundaria. De entre todos los centros educativos participantes salió vencedor el Colegio de Educación Infantil, Primaria y Secundaria Guillermo Romero Fernández, un centro cordobés situado en la carretera del Aeropuerto, a las afueras de la capital.

Dos clases de segundo de Secundaria de este centro cordobés decidieron participar en la Campaña de Ahorro después de que Manuel Torres, un voluntario de BBVA, acudiera a explicarles el proyecto. Torres comenta que "todo el proceso ha sido muy gratificante" y que, en ocasiones, incluso llegó a sorprenderse por la implicación de muchos de los alumnos. Desde el Guillermo Romero Fernández se marcaron un objetivo: conseguir ahorrar dinero para destinarlo a un viaje de fin de curso a Marbella. Los mismos jóvenes comentan que al principio no tenían muy claro cómo hacerlo. Pensaron en un lavadero de coches, fundas personalizadas para los teléfonos móviles, camisetas o manualidades. Al final, todo eso quedó descartado y se decidieron por algo que requería menos inversión: "crear una página web con la que obtener ingresos a partir de la publicidad y vender papeletas", comentan. A modo de cooperativa, todos los alumnos eran socios y trabajadores, aportaban un capital. Uno de los puntos más destacados de la campaña de este centro educativo es que decidieron contar con el apoyo de varios pequeños comercios del barrio para la venta de las papeletas a modo de patrocinadores. Además, establecieron un organigrama de la empresa con diferentes figuras, desde la presidencia hasta los departamentos de informática, relaciones públicas o creativos. "Al principio fue complicado, porque casi nadie nos tomaban en serio", recuerdan los estudiantes. Al final, con el apoyo de varios negocios lograron vender todas las papeletas a un precio de un euro. Ahorraron hasta 1.000 euros y resultaron ganadores a nivel territorial, por lo que BBVA les dobló la cantidad ahorrada. Además, como ganaron la final nacional, el banco les obsequió con otro viaje, en este caso, a un campamento en Madrid organizado  por UWC (Colegios Unidos del Mundo).

Además de contar con un asesor financiero de la entidad, los jóvenes también dispusieron de la ayuda de dos profesores del colegio, Jesús Sierra y Antonio Pachón, además del director del centro, José Luis Orcaray. Todos ellos comentan la satisfacción que sintieron cuando los proclamaron vencedores, además de los nervios y la ilusión con la que llevaron hacia delante todo el proyecto de ahorro. Ahora, ya están embarcados en el programa de este año con los alumnos de segundo de la ESO y con toda la experiencia a las espaldas.

El Guillermo Romero Fernández fue el vencedor de Secundaria. En el caso de los más pequeños, fue el colegio de Educación Infantil y Primaria Andalucía de Cádiz el que consiguió el premio. Con el mismo objetivo en mente, ahorrar dinero para una excursión de fin de curso, en este caso a la granja escuela Bellavista, los alumnos de quinto de Primaria comenzaron a sembrar productos en el huerto del centro. Después, todo lo recolectado lo vendían en un mercado abierto a todas las familias del colegio y también elaboraron productos con todo las verduras que después pusieron igualmente a la venta en la graduación de los alumnos de sexto. "La cosa no quedó ahí ya que, con la ayuda de sus familias y todo el claustro de profesores, creamos lotes navideños y abrimos una cuenta bancaria para ir depositando todo el dinero ahorrado", según informaron los participantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios