Avanzando juntos

Cómo detectar y protegerse de las estafas telefónicas

  • Los ciberdelincuentes realizan llamadas fraudulentas en las que obtienen datos personales y financieros de los usuarios para luego estafarlos

Cómo detectar y protegerse de las estafas telefónicas. Cómo detectar y protegerse de las estafas telefónicas.

Cómo detectar y protegerse de las estafas telefónicas. / Archivo

En la actualidad, es cada vez es más usual recibir llamadas telefónicas de números desconocidos donde, en nombre de una organización o con la excusa de que la persona ha sido beneficiada con un premio, solicitan datos personales y financieros. En muchas ocasiones se trata de estafas, por eso es importante estar alerta.Normalmente, antes de realizar dichas llamadas, los estafadores buscan información del usuario de distintas maneras: crean perfiles falsos en redes sociales para hacerse pasar por la organización o envían correos electrónicos fraudulentos para que el usuario haga ‘clic’ en un enlace engañoso y comparta información privada y confidencial. Por eso hay que estar atentos y seguir una serie de recomendaciones para no caer en los ciberataques.Así, por ejemplo, es importante recordar que ni el banco ni otras empresas solicitarán datos confidenciales por teléfono. No hay que compartir las contraseñas con nadie y ser cautelososo con las llamadas que prometan ofertas tentadoras, premios y/o préstamos.En caso de sospecha, argumentar que no hay tiempo para atenderlo en ese momento y que luego se devolverá la llamada. Por otra parte, es aconsejable buscar en internet el número desde el que se realizó la llamada para comprobar si fue reportado por otros usuarios y comprobar la veracidad de la procedencia de la llamada. Tampoco es sensato ir al cajero automático, hacer transferencias a cuentas desconocidas o generar claves tras estas llamadas.

Proteger a los mayores

Los ciberataques y estafas telefónicas suelen tener como objetivo a la población más vulnerable, es decir, a nuestros mayores. En los últimos días se ha visto un incremento en los fraudes cibernéticos, incluidos los que se dirigen a la población más mayor. Esto se debe a varios factores, entre ellos la falta de conocimiento en la materia, el exceso de confianza en quien dice estar al otro lado, o la sensación de soledad y la necesidad de estar en contacto con los seres queridos en estos tiempos más difíciles que de costumbre.Muchas personas mayores no utilizan contraseña en algunos de sus dispositivos, bien porque no saben configurarlo o por temor a no recordarla. Es además frecuente que utilicen contraseñas débiles como su nombre, su dirección o algo relacionado con su entorno, fácilmente adivinable por los hacker que hayan estudiado su huella digital.Por estos motivos hay que extremar la precaución entre los mayores menos informados, ayudándoles a aprender a manejar las tecnologías y poner en valor todas las ventas pero también advirtiéndoles de los peligros.