José Manuel Navia , fotógrafo

"A Cartier-Bresson le interesa lo excepcional; a mí lo cotidiano"

"A Cartier-Bresson le interesa lo excepcional; a mí lo cotidiano" "A Cartier-Bresson le interesa lo excepcional; a mí lo cotidiano"

"A Cartier-Bresson le interesa lo excepcional; a mí lo cotidiano" / pedro hidalgo

-¿Por qué le interesó desde tan joven la fotografía?

-Porque es mi manera de conocer el mundo y de relacionarme con él. La fotografía al final es una manera muy cotidiana, pero muy distinta, de ver la realidad. Si no me hubiera dedicado a esto, hubiera hecho algo relacionado con el mundo de las letras, en el que me he formado -estudió Filosofía-, como escribir. La fotografía me permite hablar del mundo que me interesa, ese que está muy ligado a mi propia cultura y a mi origen: la Península Ibérica. Cuando he fotografiado fuera de España ha sido porque la cultura de la Península me ha llevado hasta allí. Me refiero a lugares con los que hemos tenido mucha relación como Marruecos.

Hay que huir del sensacionalismo, pero la violencia hay que mostrarla. Y si la sangre es roja pues es roja"

-¿Cree que se fotografía mejor lo que se conoce?

-Para mí es fundamental. Me siento más cómodo fotografiando los temas que más me importan. Lo exótico no me interesa. A mí me interesa la idea de reconocer más que la idea de descubrir. No quiero ir a sitios lejanos, al Polo Norte, a la selva, para vivir aventuras. Lo respeto, pero mi idea de la fotografía es mucho más íntima y solitaria. Siempre viajo solo. Me interesa mucho la relación con entornos que, de alguna manera, me recuerdan a mi cultura. Lugares que pueda entender desde mi cultura como Marruecos, Latinoamérica, el norte de África, el Mediterráneo.

-Tiene una relación bastante orgánica con su profesión y el mundo. No le veo de paparazzi, por ejemplo.

-Jaja. No. He hecho de todo porque en mi juventud trabajé en una agencia de prensa. Aprendí muchísimo. Al final, en seguida me intenté ir hacia mi terreno, que es el terreno del reportaje. Es este reportaje tranquilo y muy en contacto con la realidad. Es la fotografía de alguien que va por el mundo con curiosidad, tranquilidad y molestando lo menos posible.

-Pasando desapercibido, como Robert Frank.

-Por ejemplo. Walker Evans, Paul Strand y Raymond Depardon también me han influido.

-¿Descartamos entonces la fórmula Cartier-Bresson?

-La respeto. Cartier-Bresson aportó muchísimo a la fotografía. Pero él buscaba lo excepcional y a mí me interesa lo cotidiano. Te voy a citar una frase de John Berger sobre el trabajo de Paul Strand: "A Cartier-Bresson le interesaba el momento decisivo y a Paul Strand el momento histórico". Yo trabajo mucho con la idea de que la fotografía se ligue a la memoria. Una idea que tiene mucho que ver con la literatura. Antes has citado a Robert Frank y te voy a recitar una cosa que dijo él con algo de maldad (ríe): "A mí me interesa más lo que ocurre entre dos instantes decisivos". No hay que mitificar.

-He leído que le interesa mucho la literatura, y en especial la poesía. ¿Es así porque tanto la fotografía como la poesía se acercan a lo marginal, a lo que está en el extrarradio?

-Me llaman la atención los escritores con los que comparto un mundo común y tratan un tipo de temas relacionados no tanto con lo marginal como con lo cotidiano, el mundo rural. Mi amigo Julio Llamazares, el escritor con el que más cosas he compartido a lo largo de los años, explica esto de la siguiente manera. Dice que uno se relaciona con personas que emiten en la misma longitud de onda. Es como la radio. Te interesan las mismas cosas y ves el mundo de una manera parecida. Conectas.

-¿Cómo puede conectar el fotógrafo con la gente?

-Con naturalidad y absoluto respeto, fotografiando aquello que te importa. La gente tiene todo el derecho si quiere ser fotografiada o no. Nadie te ha llamado. Tú eres un intruso siempre. La gente sencilla tiene una antena especial para detectar si a ti de verdad te interesan ellos, su vida, su trabajo, su mundo, o si simplemente lo quieres utilizar para lograr una buena fotografía. Si ellos intuyen que los quieres utilizar vas mal y con razón, porque la final eso es muy interesado. Para mí es muy fácil el tratar con la gente porque me relaciona con personas que me importan.

-¿Piensa que hay profesionales que hacen equis fotografías adrede para ganar un premio Pulitzer o un World Press Photo?

-Los fotógrafos son como la vida misma, hay de todo. Hay profesionales que utilizamos la fotografía como un lenguaje, que es mi caso, y otros que buscan el efecto fotográfico. Lo respeto.

-Antes hablaba del respeto a la hora de tomar imágenes. ¿Cuál es el límite en un atentado? La gente criticaba mucho las portadas del día después del atentado de Barcelona.

-Estás tocando un tema muy delicado. A veces se abusa del sensacionalismo, pero se abusa no sólo en España. Si eso en vez de ocurrir en Barcelona pasa en Afganistán a nadie le importa que se vieran las víctimas. Porque como son del tercer mundo, es como si no tuvieran alma. Si son víctimas nuestras, nos lo cogemos con papel de fumar. La labor del periodista es contar lo que ocurre, y si lo que ocurre es muy dramático también hay que contarlo. No soy muy amigo de censuras. Hay que evitar caer en el sensacionalismo, pero la violencia hay que mostrarla. Y si la sangre es roja pues es roja. Claro que la sangre en blanco y negro molestaba menos. Al final depende de la ética de cada uno.

-¿Cuál es su límite?

-Intento que en mis fotografías las personas que salen si fuesen de mi familia no me ofendiese. Con eso me conformo.

-Fue usted uno de los fotógrafos pioneros del color en España. En su época la gente que lo utilizaba se la veía como mera aficionada o que se dedicaba a trabajos comerciales. ¿Qué color le cuesta más fotografiar?

-El verde es un color maldito. Si dios no hubiera creado el verde la creación estaría mejor hecha (ríe). Tiene una explicación técnica. El verde no es ni frío ni cálido. Además, yo soy daltónico. Hasta hace unos años no me atrevía a decirlo por si me quedaba sin trabajo. Pero lo veo como una ventaja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios