Gonzalo Fernández-Castaño | Golfista "Yo sería un Trump de la vida"

"Yo sería un Trump de la vida" "Yo sería  un Trump  de la vida"

"Yo sería un Trump de la vida"

Su juego está de capa caída desde hace un lustro, pero Gonzalo Fernández-Castaño (Madrid, 1980) es uno de los golfistas españoles más reputados, merced a los siete triunfos que atesora en el Circuito Europeo. Perdió el toque al marcharse a hacer las Américas para competir con los mejores. Sigue residiendo en Florida con su esposa y sus cuatro hijos, pero ha regresado para recuperar el tono en Europa. De verbo afilado, este licenciado en Administración y Dirección de Empresas nunca se muerde la lengua.

-¿Juega al golf con visera en vez de gorra por comodidad o por coquetería?

-Por coquetería. Mi padre decía que si me ponía gorra me iba a quedar calvo y me puse visera, aunque me estoy quedando calvo igual.

-Ha vuelto al circuito europeo y deja en stand by el americano, aunque vive en Florida. Siendo resultadista, ¿ha fracasado al otro lado del charco?

-Sí, sin duda, siento que he fracasado. ¿Volvería a hacerlo? Sí, porque ha sido una experiencia maravillosa, he aprendido mucho y te hace más fuerte. Pero siendo objetivos ha sido un fracaso.

-Estaba entre los 100 mejores del mundo entre 2007 y 2013, y en el Top 50 de 2011 a 2013. ¿Era un reto irse a Estados Unidos?

-Siempre fue mi objetivo, quería crecer como jugador y competir con los mejores. Consideré que tras 10 años en el European Tour era hora de intentarlo en América. Cambiaría mi actitud, era diferente cuando jugaba en Europa.

-Aquí era un jugador consolidado y allí un novato.

-No me creí que mi juego fuese tan bueno para estar ahí, cambié cosas y me metí en una espiral negativa.

-No gana desde 2013. ¿Siente angustia?

-Angustia no pero sí la sensación de decir: "¿Cuando esté para ganar me acordaré de cómo se hace?". Espero que sí.

-Se acerca a la cuarentena. ¿También en el golf vale el dicho de que "los 40 son los nuevos 30"?

-Ojalá, me temo que no. Cada vez llegan antes los buenos jugadores, se ha convertido en un deporte muy físico y se premia la potencia. No tengo el cuerpo de los 25. Pero hay que fijarse en Miguel Ángel Jiménez o Vijay Singh, que lograron los picos en sus carreras desde los 40, o Tom Watson, que casi ganó un British con 60.

-¿No es usted un tirillas al lado de Dustin Johnson y Brooks Koepka?

-Desde luego, y eso que mido 1,85 y peso casi 90 kilos, pero al lado de esas bestias pardas...

-Escribió: "En Roland Garros deberían poner el himno español como hilo musical". Nadal ha ganado 12 veces y entre Ballesteros (5), Olazábal (2) y García (1) suman ocho majors. ¿Emulará Rahm al balear?

-No, Rahm es un grandísimo jugador, nos dará muchas alegrías y ganará majors, pero no creo que llegue a ese nivel; estamos hablando del mejor deportista español de todos los tiempos. Nadal sólo hay uno.

-Su mujer lo acompañaba si podía las cuatro horas y pico que dura una ronda. ¿Lo tiene atado en corto?

-Viviendo en EEUU y con cuatro niños, de viajes nada. Es estupenda y consciente del difícil modo de vida de los profesionales, que estamos 30 semanas fuera de casa y ella se ocupa de la familia. Tiene mucho mérito y no es plato de buen gusto. Si fuera al revés, no sé si yo lo llevaría tan bien.

-En 2018 jugó 34 semanas y recorrió 200.000 kilómetros. Le habría venido bien pedirle prestado el Falcon a Pedro Sánchez...

-Hubiéramos tenido unas conversaciones de lo más interesantes.... Más que el tiempo en los aviones, me da rabia la espera en los aeropuertos. Tener un Falcon tiene que ser maravilloso, pero no sé si soy carne de presidente del Gobierno, no soy políticamente muy correcto. Yo sería un Trump de la vida.

-Cumple años el 13 de octubre. A un tipo tan patriota, ¿no le hubiera gustado nacer unas horas antes?

-Pues sí, podía haber empujado mi madre un poco antes. Nacer en el Día de la Hispanidad o de la Raza, como dicen en Sudamérica, habría sido bonito.

-¿La idea de usar una estelada de felpudo fue suya o se la pasó Boadella?

-¿Boadella lo ha hecho?

-No, pero preside Tabarnia.

-La vi en Amazon por 20 dólares y pensé que era mi mejor inversión aun siendo un gran cliente de Jeff Bezos. Hice una barbacoa en casa y se la puse a los amigos. Lo malo es que en Miami la gente la confunde porque obviamente no tienen ni puta idea de qué mierda es eso. Pero todos se limpiaban los pies con mucha alegría.

-Usted es de derechas.

-Y a mucha honra. No sé por qué hay que acomplejarse. No entiendo que llamen facha al votante de Cs, PP o Vox. El fascismo es no respetar la ideología ajena y esos tres partidos demuestran que cuando la democracia habla, aceptan los resultados. A mí no se me ocurriría jamás rodear el Congreso, ni acosar a jueces, ni hacer escraches, ni educar como en las escuelas catalanas. Eso sí es fascismo, pero se ha puesto de moda lo del trifachito. Si hoy no te llaman facha es que tienes un problema.

-"Por favor, avisen al médico, me acabo de tragar la segunda parte del EEUU-Tailandia del Mundial de fútbol femenino". ¿Lo nominarán al Premio Nacional de Igualdad?

-Defiendo la igualdad de hombres y mujeres en derechos y obligaciones. Pero no puede ser esta ley de violencia de género, te pueden meter en la cárcel si una loca dice que le has pegado cuando no has hecho nada. Mi hija de 7 años es una fanática del fútbol femenino e hizo que me comiera algunos partidos, por eso lo puse.

-Hay gente a favor de Trump y gente en contra de quienes están contra Trump. ¿En cuál de los dos grupos se engloba usted?

-Yo soy muy trumpista. Me gusta y está haciendo cosas muy buenas para EEUU. La economía va como un tiro y por primera vez un político, aunque no sea al uso, cumple su programa. Prometió el muro y se sorprenden de que lo quiera hacer. Sólo se le puede reprochar que al norcoreano lo iba a poner patas arriba y se han hecho amigos. Pese a la prensa y al Partido Republicano, volverá a ganar en 2020.

-Jugó con él. ¿Cómo es en las distancias cortas? ¿Hace trampas?

-No vi ninguna, pero no llevábamos el resultado. En las distancias cortas gana muchísimo, es divertido, cuenta historias y es educado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios