diego valdivia. Pianista y compositor

"Internet es un instrumento que te lleva a la gente, lo que vale es el directo"

"Internet es un instrumento que te lleva a la gente, lo que vale es el directo"

"Internet es un instrumento que te lleva a la gente, lo que vale es el directo" / joaquín pino

-Supongo que los pianistas tienen mucho que agradecerle al Casio PT.

-Yo desde luego sí. Mi abuela a los cinco años nos regaló un teclado Casio blanco a mí y a mi tres primos. Sacamos Oliver y Benji, Bola de Dragón y Caballeros del Zodiaco. Mis padres vieron que se me daba bien y sobre todo, que me gustaba. Si toco el piano fue por eso.

-¿Le inspira la televisión?

-Desde que un principio me puse a componer lo hice pensando en las bandas sonoras de las series y de las películas. Tocaba canciones tristes a mis amigos si los había dejado la novia.

-Siempre a través de las redes sociales.

-Sacamos un par de maquetas en YouTube, en un canal de un amigo mío, y de ahí a La Bahía, ya con Sergio Postigo, que tuvo mucha repercusión. Pero en septiembre de 2013 no tenía ni Whatsapp.

-Qué más le inspira.

-Llanto al piano es un homenaje a mi madre, que acababa de fallecer. Conseguimos nuestro propósito, pero como vídeo no es el mejor acabado. Estábamos aprendiendo. Amanecer me permitió conocer a Pepe Marín y firmar por AMC Network. En Youtube la música viaja por todo el mundo.

-Quédese con un momento.

-La muerte de Paco (de Lucía). Me inspiró Furia, que todavía es el vídeo más visto de la página de Turismo de Cádiz.

-¿Un lugar donde haya rodado?

-El Castillo de Colomares, en Benalmádena. Hicimos Perfume, un lugar precioso. Ahora tiene muchas más visitas. Le faltaba publicidad, porque es un lugar de mucha belleza.

-Usted no sólo toca el piano y compone.

-Soy el coordinador, el que lo organiza todo, pero tengo un equipazo detrás, sobre todo Dani Valenzuela, el productor musical, y Sergio Postillo y Guillermo Pimentel, que se encargan de los vídeos.

-Y de Youtube, a los conciertos.

-Al principio tenía un pánico exagerado. Pensaba que igual me tiraban piedras y la gente terminaba aplaudiendo de pie. En un miniconcierto toqué delante de la familia y los amigos de Paco de Lucía sin saberlo y les gustó mucho. Aquello fue una inyección de moral.

-Y ahora no para.

-Entramos en el circuito de la Diputación de Cádiz y ahora en el de la Junta de Andalucía, con gente como Farruquito o Capullo de Jerez. Es muy importante. Ahora vamos a Málaga.

-Sin olvidar los vídeos.

-Nuestro objetivo al final es el concierto en directo y que la música suene en todos los programas y anuncios que sea posible. Internet es sólo un instrumento para llegar a la gente.

-Defínase.

-Hago una fusión entre lo clásico y lo flamenco. Utilizo armonías minimalistas que puedes escuchar sobre todo en bandas sonoras y las aderezo con instrumentos flamencos, como la guitarra, el cajón, las palmas. Eso le da una identidad.

-¿No tiene una educación flamenca?

-No, aunque algo de aquí siempre se nota. Estoy aprendiendo mezclándome con Dani Valenzuela, que tiene una enorme experiencia y sabe muchísimo. Los flamencos me dicen que soy clásico y los clásicos que soy flamenco.

-¿Cómo se siente?

-Soy un pianista. No lo pienso.

-Tocó el Despacito.

-A la gente le encantó. Me gusta lo bueno. Respeto el flamenco, el jazz y respeto el hardcore y la electrónica. Escucho a Paco de Lucía y a Coldplay, a Imagine Dragons y a David Guetta.

-Siendo de Algeciras, ¿cómo es que no se dejó atrapar por la guitarra?

-La guitarra me gusta y la respeto mucho, pero sería incapaz. La música de Paco de Lucía tiene pureza, técnica y sentimiento. Era un monstruo, una máquina.

-Se puede llevar al piano su música.

-Claro que sí. Y lo que yo toco se puede tocar con guitarra, aunque a mí que no me lo pidan.

-La música le acompaña siempre.

-Siempre. Acabamos de terminar de rodar en Sevilla y ahora vamos a Málaga o a Madrid. Me encantan las ciudades, es lo que más me inspira ahora. Fui a Nueva York y saqué un tema. Fui a Asturias y saqué otro. Todo tiene una historia detrás y un sentimiento. Cualquier lugar puede tener una canción. Me encanta ir a Dubái o a Grazalema, porque lo que quiero es conocer.

-¿Y nota que sus canciones se mueven?

-Sí. He estado en Málaga o en Tenerife y he oído mi música. Una academia de Extremadura fue a París con Llanto al piano, un grupo de italianas de Sperlonga me etiquetaron bailando Otro amanecer y hay rusos, chinos, coreanos que me escriben. Es muy bonito lo que estoy viviendo. Me reconocen por la calle. Uno me escribió diciéndome que le ayudaba a luchar contra su enfermedad. Otro me pidió desde Madrid que le ayudara a reconciliarse con la novia.

-¿Y qué respondió?

-Le hice un vídeo y se reconcilió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios