Teresa Jiménez-Becerril, eurodiputada

"No hemos derramado tanta sangre para ver una España rota"

"No hemos derramado tanta sangre para ver una España rota" "No hemos derramado tanta sangre para  ver una España rota"

"No hemos derramado tanta sangre para ver una España rota"

Comentarios 4

-¿Le ha puesto fecha al final de ETA?

-No. ETA hace mucho tiempo que empezó ya a rendirse a su modo, porque nunca ha habido una rendición. Aunque ha sido derrotada, lo que ha hecho es meterse en las instituciones, que es por lo que ha luchado. Su proyecto independentista sigue en pie. Simplemente, ha mutado hacia la política.

-No ha dejado de existir.

-No. Ha dejado de pegar tiros y poner bombas. No le pongo final a ETA mientras haya homenajes al asesino de mi hermano y mi cuñada.

-Supongo que no se cree nada de lo que pasó a primeros de mayo.

-Nada. Ese perdón selectivo dejaba fuera, por ejemplo, a Alberto y Ascen y a tantos guardias civiles andaluces, extremeños y de toda España. Fue una petición bochornosa y humillante para las víctimas, con una puesta en escena de propaganda con el francés, el mexicano, Brian Currin y todos estos vividores de la paz.

-¿Cómo calificaría el comunicado?

-Fue horrible. Ese comunicado de Josu Ternera no hay por dónde cogerlo. Daba a entender que había un fin de ciclo, como si ya hubieran hecho una gran labor; y además los mediadores afirmando que ETA había cumplido su promesa. Al final, parece que son santos y que han hecho un trabajo por el País Vasco, después de estar 60 años aterrorizando a toda España.

-¿Qué le dicen en Europa?

-La gran mayoría me entiende y comprende nuestra lucha contra el terrorismo. Nosotros, los españoles, hemos estado muy solos en esta lucha contra ETA.

-Demasiado solos.

-Ni los franceses ni nadie nos ayudaban. Pero desgraciadamente, como Europa ha sido golpeada por el terrorismo, ahora ellos lo comprenden. ¿Qué es lo que pasa? Que también hay una minoría (no olvidemos que Martina Anderson era una terrorista del IRA) independentista, como el grupo donde está Podemos, que trae a Otegi y le da voz. Este tipo de gente existe. Pero la mayoría entiende que ETA es una organización terrorista y lo tiene claro. No es como hace 20 años.

-Precisamente, en enero hizo 20 años del asesinato de su hermano y su cuñada. ¿Se ha sentido olvidada?

-No. Al principio era yo la que no estaba en escena, porque existe un tiempo de duelo y luto.

-Es lógico.

-Además, en nuestro caso teníamos a tres niños pequeños que crió mi madre, y yo también estuve casi siempre con ellos. Ya se han hecho mayores. La mayor ha vivido conmigo en Italia. La gente siempre nos ha mostrado su cariño. Ha estado con nosotros y lo sigue estando.

-Hay informaciones desde hace días que apuntan al acercamiento de presos.

-El presidente [en la entrevista Mariano Rajoy] nos dio su palabra de que no habría acercamiento de presos ni impunidad ni revisiones de condenas. En todos estos años se ha hablado mucho y no ha habido nada.

-¿Se hubiera dado de baja del PP?

-No. Me hubiera dado de baja si hubiera habido impunidad, si los hubieran puesto a todos en la calle y si hubiera una amnistía. Me sentiría desilusionada. Mi hermano era del PP. Ese escenario no se va a dar y por lo tanto no me lo planteo.

-¿Se ha cruzado alguna vez con Otegi?

-Sí, en el Parlamento. Iba por ahí con una alfombra roja y una chaqueta. Pero hace falta algo más que una chaqueta y una alfombra para convertir a un terrorista en alguien decente. Y lo dije allí, aunque no me dieron la palabra, porque me dijeron que lo traían para la paz.

-Vaya.

-Contesté que mi hermano y su mujer no iban a ninguna guerra. Por tanto, era una mentira y una propaganda. La última guerra que tuvo España fue la Guerra Civil. Y ETA mató al 90% de sus víctimas en democracia.

-¿Qué pensó cuando Zapatero lo calificó como hombre de paz?

-Pues una vergüenza. Por sus obras los conoceréis. Ahora está ayudando a Maduro, diciendo que está ayudando a los venezolanos, los cuales le pintan y le abuchean. Estuvo muy voluntarista pero un terrorista no puede ser nunca un hombre de paz.

-Estamos ante un desafío constitucional en Cataluña. Qué peligroso es el discurso del president Torra.

-Mucho, aparte de ser xenófobo y supremacista. No podemos olvidar que Alberto y Ascen y todas las víctimas del terrorismo han muerto por preservar la unidad de España. A mí me va la vida en ello y me he ido a Barcelona y me he envuelto en una bandera de España. Me he ido a la calle con Sociedad Civil porque es nuestra causa. España no se puede dividir. Son unos irresponsables y ahora quieren también ver al País Vasco y Navarra juntos... Sería admitir que el proyecto de ETA gana. No hemos llegado hasta aquí, no hemos derramado tanta sangre para ver una España rota.

-¿Podrá perdonar?

-No. Me lo podría plantear si me lo piden. Pero ni a mí ni a mi familia nos lo han pedido. Y encima el otro día nos dijeron que no nos lo pedían porque nuestros muertos estaban bien matados... ¿Cómo voy a perdonar?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios