Eduardo Serra, presidente de la fundación Transforma España "Si no hay puertas giratorias se crea una casta política"

"Si no hay puertas giratorias se crea una casta política" "Si no hay puertas giratorias se crea  una casta política"

"Si no hay puertas giratorias se crea una casta política" / m. g.

-¿Un jubilado con 65 años es un anciano?

-En 1919, de cada diez personas que nacían, una llegaba a cumplir 65. Hoy, de cada diez personas que nacen, nueve cumplirán 65. Los adelantos en la medicina hacen que la expectativa media de vida siga aumentando, mientras que antes, después del periodo de formación, una persona estaba casi toda su vida trabajando.

La gente no se lee los programas electorales de los partidos porque no se los cree"

-¿Qué me dice de las prejubilaciones, con gente aún más joven?

-Una persona que se prejubila con 45 años no sólo está en su plenitud laboral, está en la plenitud de su vida. Con esa edad se tienen hijos estudiando, que no aportan recursos al hogar, sino al contrario. Que prejubilen a un padre o a una madre es una faena para el hogar.

-La fundación Transformar España, que usted preside, apuesta por el "talento sénior". ¿Es compatible con el impulso a la inserción laboral de los jóvenes?

-Parece que ambos conceptos entran en colisión, pero sólo en apariencia. El veterano puede enseñar al novato con su experiencia. Y la Administración se ahorraría dinero. A un jubilado hay que pagarle la pensión, pero si se permite que trabaje, cobrando la mitad, se reduce la carga de las pensiones.

-¿Es posible llevar a acabo esa propuesta?

-Claro. Parece que las nuevas tecnologías son sólo para los jóvenes, pero cualifica el trabajo de los mayores. Ahora son las máquinas quienes hacen la contabilidad, pero los contables hacen un trabajo más especializado, más refinado.

-Durante la crisis, los más perjudicados por el desempleo han sido los más jóvenes y los mayores de 45.

-Por eso hay que ver cómo pueden combinarse ambos. Decir que a partir de una edad no se puede trabajar perjudica a los mayores, pero también al joven.

-¿Por qué llamaron Transforma España a la fundación que preside?

-En 2010, en el agujero más profundo de la crisis, propusimos nueve medidas para que España pudiera mantener niveles de crecimiento como los de los últimos 60 años. La propuesta más urgente era cambiar el modelo económico, pero la más importante era cambiar el modelo educativo.

-¿Qué balance hacen?

-La España de 2018 se parece poco a la de 2010, pero hay muchas áreas susceptibles de mejorar. Seguimos pidiendo un pacto educativo al que no se ha llegado después de cuatro ministros. A nivel económico, España es el país que mejor ha salido de la crisis.

-Tienen un proyecto para auditar los programas electorales de los partidos.

-Se trata de poner al ciudadano en el centro de la escena política. El político pide el voto al ciudadano y en cuanto lo tiene se olvida. En la sociedad civil, cuando uno compra un piso y otro lo vende, eso va a misa. Si alguna de las partes incumple, es su responsabilidad. Con los programas electorales no pasa. Si un partido incumple su programa, no tiene responsabilidad ninguna. Si queremos recuperar la confianza de la ciudadanía en los partidos tenemos que hacer que sean serios y cumplan sus promesas.

-¿Se lo han propuesto a los partidos?

-Sí, en marzo del año pasado. Podemos, con una amabilidad que nos sorprendió, aplaudió la iniciativa. A Ciudadanos le encantó desde el primer momento. PSOE y PP tardaron más en contestar. Si se lleva a cabo la propuesta, existe la posibilidad de hacer una auditoría a los programas electorales.

-¿Hay experiencias similares a la que proponen?

-Holanda tiene una experiencia de 50 años con resultados excepcionales. Los partidos presentan sus programas y entidades independientes los auditan. Hay conversaciones de ellos y lo que dicen los auditores tiene mucha importancia. En Inglaterra están empezando ahora.

-¿Cree que cambiaría la actitud de la ciudadanía si se implanta esta práctica en España?

-Hicimos una encuesta que nos dijo que a todo el mundo le parecen bien los programas electorales, pero no se los leen porque no se los creen, ya que se incumplen en un porcentaje muy alto.

-A veces los políticos incumplen su programa electoral por exigencias de instancias más altas. Le pasó a Rodríguez Zapatero.

-Hay que acordarse del Plan E. Había empezado la crisis y aquí seguíamos viviendo en Jauja, gastando dinero público. Si hubieran auditorías previas de los programas, no se habría permitido que en el programa de Zapatero figurara lo que figuró, porque significaba seguir gastando.

-Ha trabajado con PSOE, PP y UCD. ¿Se puede estar en todos los bandos?

-Yo he sido independiente y cuando me han llamado he ido. Los dos partidos me dejaron hacer y cuando terminé me volví a mi casa.

-Hay muchas críticas a las puertas giratorias.

-Quien opina eso es un ignorante o un interesado. Si no hay puertas giratorias, quien entra en política no puede salir. Se crea una casta. Salvo en países comunistas, no hay nadie que lleve 20 años en un puesto. La alternancia es la esencia de la democracia. Si pasa lo contrario, hay consecuencias.

-¿A qué se refiere?

-A la corrupción. Es lo que pasa cuando uno no quiere o no puede salir de la política.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios