Cantante

"El tiempo es muy valioso y siento el afán de comunicarlo"

La cantante Luz Casal. La cantante Luz Casal.

La cantante Luz Casal. / Antonio Pizarro

-Su nuevo trabajo se llama Que corra el aire. ¿A quién o a qué le suele decir esa expresión?

-No tiene nada que ver con el uso habitual que se hace de la expresión, es el deseo de que todo se ventile, que haya una renovación. Esa sensación de frescura, como cuando abres una ventana. No es que altere nada en especial, es más una necesidad de aire fresco.

-Se toma tiempo entre sus trabajos. A pesar de tener una carrera más que consolidada, ¿no le da miedo que el público se despiste ahora que se hacen discos y canciones como churros?

-Es un riesgo asumido. Prefiero eso a tener la sensación de que he hecho algo de forma precipitada. Siempre me tomo mucho tiempo para hacer un álbum. En uno de los momentos de más éxito, cuando Pedro Almodóvar incluyó Piensa en mí en Tacones lejanos, me tomé un descanso de seis años. Había gente que me decía que era un suicidio, pero para mí era necesario. Tengo claro el tiempo que debo dedicar a mi trabajo porque luego es algo que no puedes modificar, se queda ahí grabado. La tranquilidad de saber que un trabajo está bien hecho sólo la tienes cuando sabes que lo que has hecho es lo mejor que podías hacer y eso lleva su tiempo.

-Los niños aprenden a trabajar las emociones a través de colores. Si tuviera que pintar su disco, ¿qué color tendría?

-En este disco hay tonalidades difusas que van del azul al rojo, un poco complicadas de definir. Yo me quedaría con esos tonos, aunque al final siempre tengo el rojo como color en todas mis portadas.

-Imagino que alguna vez le habrán dicho eso de que no suena como antes. ¿No será que nosotros no somos los que éramos por aquel entonces y es eso lo que añoramos?

-Puede ser. Tú haces un trabajo en el que expresas tu presente, aunque éste tenga referencias a tu pasado. Me llama la atención que no se admita como algo natural el hacer algo que nada tenga que ver con lo anterior. En un grupo es más habitual que haya un estilo. En el caso de los solistas la libertad siempre es mayor. Aunque la versatilidad de un solista siempre se ciña a la personalidad del intérprete. Suelo buscar la aventura para ver hasta dónde puedo llegar. Mientras esa meta no llegue, intentaré hacer cosas que me estimulen y que sorprendan al público.

-Parece que vivimos a caballo entre el pasado rosa y el futuro incierto. ¿El ahora, para cuándo?

-Es digno de estudio. La gente está preocupada por el futuro y anclada en el pasado y del presente pasa. Desde hace unos años tengo esa evidencia de que el tiempo es muy valioso y siento el afán de comunicárselo a la gente. Además pasa muy rápido. Cuando hablo de mi carrera reparo en que hace mucho tiempo de muchas cosas, aunque no tenga la sensación de que ha ido tan rápido. El tiempo es finito y hay que aprovecharlo.

-Se ha enfrentado al cáncer dos veces. ¿Rabia o esperanza?

-Me considero una persona afortunada, incluso en esos momentos. Es como una compensación, de todo lo bueno que tienes, ahora te toca un poquito de malo. No me gusta tratarlo con drama ni con frivolidad. Es una enfermedad más, hay unas posibilidades de salir de ese bache y, en mi caso, ha sido una lección de vida fortísima. Por ejemplo, para saber que el tiempo es finito. Esa lección me compensa todo el sufrimiento físico y emocional.

-Empezó muy jovencita y ya lleva casi 40 años en el mundo de la música. ¿Cree que se ha dejado cosas por el camino?

-Por eso trabajo para seguir sorprendiéndome. Siempre hay cosas que se pueden mejorar o por hacer. Si no lo haces y te quedas en el mismo sitio, al final terminas retrocediendo porque la vida es un camino de aprendizaje.

-Es conocida como "la Dama de la canción". ¿Mejor dama que reina?

-Me da igual, no soy una persona vanidosa. Con tener el aprecio de la gente y que al público le guste lo que hago me vale. Si, además, eso sirve para un momento de emoción del que me escucha, maravillloso. Ofreces lo mejor de ti y que te aplaudan es un regalo. Me hace gracia lo de dama porque es como la primera vez que te hablan de usted, me cuesta acostumbrarme.

-Dicen que una imagen vale más que mil palabras, ¿y las canciones?

-Las canciones se explican ellas solas, tienen vida propia. Puedes señalar algún dato biográfico sobre ellas pero ya está. Son muy subjetivas y cada persona las interpreta según el momento en el que se encuentra. Me solían decir que hacía muchas canciones de amor y yo no me había dado cuenta, porque para mí hablaban de otra cosa. Por eso es mejor no explicar las canciones.

-Meta en una cápsula del tiempo tres canciones para que el que la abra dentro de cien años sepa de Luz Casal.

-Hoy te digo éstas, mañana te diría otras. Sería una mezcla de Piensa en mí, Que corra el aire y de Lo eres todo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios