España

La Audiencia condena a 75 años a Txapote por el asesinato de dos guardias civiles

  • Irene Fernández y José Ángel de Jesús murieron al estallar una bomba adosada a su vehículo

La Audiencia Nacional condenó ayer a 75 años de prisión a Javier García Gaztelu, Txapote, y a los etarras Aitor Agirrebarrena y Asier Arzalluz por el atentado que acabó con la vida de dos guardias civiles en Sallent de Gállego (Huesca) en agosto de 2000 al estallar una bomba-lapa colocada en su vehículo.

La sentencia de la sección primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional condena además a Txapote, Agirrebarrena y Arzalluz a pagar una indemnización de 400.000 euros a los padres de las víctimas.

El tribunal declara probado que la noche del 19 al 20 de agosto de 2000 los integrantes del comando Totto de ETA (Arzalluz, Agirrebarrena y José Ignacio Guridi Lasa -ya condenado por estos hechos-) colocaron una bomba-lapa en los bajos de un vehículo de la Guardia Civil "con la intención de matar" a funcionarios policiales. Los agentes Irene Fernández Perera y José Ángel de Jesús Encinas fallecieron al estallar la bomba tras poner en marcha el todoterreno, explosión que produjo también numerosos daños materiales en vehículos aparcados en la zona y en varios los inmuebles cercanos.

Según la sentencia, el entonces responsable de los comandos de ETA, Txapote, informó a Guridi Lasa de la existencia del vehículo policial en Sallent de Gállego "estacionado en la vía pública y de fácil acceso", y, posteriormente, les facilitó el material explosivo con el que el propio Guridi Lasa confeccionó la bomba en una cuadra que poseía su familia en Zizurkil (Guipúzcoa).

El tribunal, que recuerda que el atentado fue reivindicado en el diario Gara en nombre de ETA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios