Crisis sanitaria

Cataluña cierra esta medianoche los bares pendiente de la resolución del TSJC

  • El 'Govern' esta a la espera de que los jueces se pronuncien sobre la prohibición de reuniones de más de seis personas, la suspensión de la actividad presencial en las universidades y la limitación del aforo en espacios de culto

Un camarero recogiendo una mesa de una terraza de un restaurante del barrio de la Barceloneta de Barcelona este jueves. Un camarero recogiendo una mesa de una terraza de un restaurante del barrio de la Barceloneta de Barcelona este jueves.

Un camarero recogiendo una mesa de una terraza de un restaurante del barrio de la Barceloneta de Barcelona este jueves. / Quique García (EFE)

Cataluña cerrará desde esta medianoche bares y restaurantes a la espera de que el Tribunal Superior de Justicia de la comunidad (TSJC) avale este viernes todas las medidas previstas para luchar contra la pandemia, con las que el Govern busca "frenar" el aumento de contagios, si bien admite que en 15 días no revertirá la tendencia.

El Govern publicará esta madrugada en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC) la resolución con las restricciones anunciadas el miércoles, pero incluirá una disposición que dejará en suspenso, hasta que el TSJC se pronuncie, "los tres aspectos que afecten a los derechos fundamentales".

Estos son, la prohibición de reuniones de más de seis personas, la suspensión de la actividad presencial en las universidades y la limitación del aforo en espacios de culto, según un comunicado del ejecutivo catalán.

El resto de medidas -entre otras, el cierre de bares y restaurantes durante un mínimo de 15 días, limitar el aforo de los comercios al 30% o reducir el de cines y teatros al 50 %-, entrarán en vigor "de manera inmediata".

El Govern ha pedido al TSJC que avale todas las restricciones aprobadas ayer. Tras recibir la petición de la Generalitat, el TSJC ha pedido esta mañana a la administración autonómica que aclarara, de forma urgente, cuáles de sus medidas para frenar la pandemia en Cataluña afectaban a derechos fundamentales.

Defectos de forma

Además, la sala contenciosa del alto tribunal catalán ha urgido al Govern a subsanar algunos defectos de forma del escrito remitido, en el que no figura ni firma, ni fecha ni el número de decreto que se somete a revisión del TSJC.

Según el TSJC, el Govern ha presentado dentro del plazo fijado por la sala el escrito identificando las medidas que, a su juicio, podrían afectar a los derechos fundamentales.

No obstante, el Govern no ha reparado los defectos formales advertidos por la sala, como la falta de fecha, firma y número, según el TSJC.

Según han informado a Efe fuentes jurídicas, la Fiscalía Superior de Cataluña, tras ser consultada por el TSJC sobre las restricciones anunciadas por la Generalitat, ha emitido un informe en el que no pone objeciones a las nuevas medidas sanitarias propuestas por el Govern.

Mientras tanto, el secretario catalán de Salud Pública, Josep Maria Argimon, ha reconocido no saber si para mejorar los indicadores epidemiológicos será suficiente aplicar las medidas restrictivas durante quince días o habrá que prolongarlas más tiempo.

En rueda de prensa virtual efectuada esta tarde desde su domicilio dado que permanece en aislamiento al haber resultado positivo por el virus del Covid-19 un contacto estrecho suyo, Argimon ha incidido además en que lo que se busca es "frenar" el ascenso de la curva de contagios, que no "doblar" la curva, cosa que no ve viable conseguir en dos semanas.

Dicho de otra forma, Argimon espera que las restricciones sirvan para que el departamento de Salud pueda ir "a rebufo" del Covid-19, pero no "delante" suyo: "El virus está corriendo y nosotros debemos responder con velocidad", ha resuelto.

Medidas drásticas

Ha defendido las medidas "duras, drásticas y contundentes" decretadas por el Govern, pues a modo de ejemplo ha detallado que tres semanas atrás Cataluña detectaba unos 7.000 positivos, que la semana pasada ya eran 12.700 y que estos últimos días ya se registran más de 2.000 al día, unos datos de crecimiento de la epidemia mayores de lo previsto por la conselleria.

En el mismo sentido, ha apuntado que desde julio la velocidad de reproducción del virus se situaba alrededor del 1, es decir, que cada infectado contagiaba a otra persona, mientras que ahora la velocidad es prácticamente de 1,4, de forma que cada cien personas contagian a otras cuarenta.

Todo ello el día en que también ha anunciado que, a partir de mañana viernes, se comenzarán a distribuir los test de antígenos en los centros de atención primaria y en los servicios de urgencias, una prueba que permite obtener resultados en 15 minutos.

Salud estudia, además, que los trabajadores de las residencias de ancianos se puedan hacer ellos mismos las pruebas, supervisados por un profesional, y así conseguir hacer test masivos cada dos o tres semanas en el ámbito de los geriátricos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios