El fin de ETA

El Gobierno asegura que no habrá beneficios colectivos para los presos

  • El delegado en Euskadi asegura que los reclusos etarras deberán desligarse del EPPK si quieren ser trasladados a prisiones cercanas

Un coche tras estallar una bomba Un coche tras estallar una bomba

Un coche tras estallar una bomba

Comentarios 1

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Javier de Andrés, advirtió ayer a los presos de ETA que quieran aprovechar los beneficios penitenciarios que deberán iniciar procesos individualizados, no colectivos, reconocer el daño causado y desligarse de la "disciplina" jerárquica del colectivo de presos de la banda terrorista, el EPPK.

De Andrés afirmó durante una rueda de prensa en Vitoria que la política penitenciaria relacionada con los presos de ETA corresponde exclusivamente al Gobierno y a los jueces, aunque matizó que en la reunión del Pacto Antiterrorista que el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, tiene previsto convocar esta semana para analizar la disolución de banda terrorista, se podría hablar sobre la situación penitenciaria de estos reclusos.

El delegado del Gobierno precisó que el Ejecutivo de Mariano Rajoy estará "atento" a la sensibilidad en esta materia que expresen las asociaciones de víctimas, las fuerzas de seguridad del Estasdo, los jueces y los partidos políticos. No obstante, insistió en que Rajoy ha sido "extremadamente claro" sobre este asunto y "no va a haber excepcionalidades" con los presos de ETA. "No se adoptarán decisiones con carácter colectivo", recalcó.

Indicó que hasta ahora ETA impedía a los presos que avanzaran de forma personal en ese proceso de reconocer el daño causado porque procuraba que nadie se saliera de las normas que establecía jerárquicamente la organización.

Pero si ese peso que en otra época lo ejerció ETA se traslada a otra organización como el EPPK para que siga organizando la vida de los presos "no habremos avanzado nada", subrayó De Andrés.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, insistió ayer por su parte en su percepción de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, es "sensible" al tema de los presos de ETA, y dijo que espera que en mayo, después de superadas la cuestión catalana y los Presupuestos Generales del Estado, puedan hablar de "la oferta" conjunta de los Ejecutivos vasco y navarro sobre política penitenciaria.

Urkullu y la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, presentaron el viernes un documento en el Señorío de Bertiz, en el que se comprometen a promover un grupo de trabajo sobre política penitenciaria con el Ejecutivo central, con el fin de impulsar, entre otras cuestiones, un proceso de acercamiento de los presos de ETA. Además, destacan que impulsarán "una reflexión crítica global" sobre el pasado, que incluya "explícitamente" la violencia de ETA y sea compartida, "por primera vez", por todos los partidos.

El lehendakari afirmó ayer en declaraciones a Radio Euskadi que es "un honor" que ETA le critique y que es la banda la que "ha ensuciado" el nombre el pueblo vasco al presentarse "como salvador de este pueblo", cuando ha sido una "organización terrorista que no ha tenido reparo" en "quitar el derecho fundamental que cualquier persona tiene, que es el de la vida".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios