España

Un Dos de Mayo cruento para el PP

  • La reciente dimisión de Cifuentes ensombrece la celebración de la festividad madrileña en plena crisis de los populares

  • Gabilondo y Errejón instan a C's a apostar por la regeneración

Ángel Gabilondo, portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, bromeaba ayer en la manifestación por el 1 de Mayo con el líder socialista, Pedro Sánchez. Ángel Gabilondo, portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, bromeaba ayer en la manifestación por el 1 de Mayo con el líder socialista, Pedro Sánchez.

Ángel Gabilondo, portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, bromeaba ayer en la manifestación por el 1 de Mayo con el líder socialista, Pedro Sánchez. / Chema Moya / efe

Comentarios 6

La Comunidad de Madrid vivirá hoy la celebración del Dos de Mayo, fiesta regional, más convulsa para el PP, con el presidente autonómico en funciones, Ángel Garrido, a la cabeza y sólo una semana después de la salida del Ejecutivo de Cristina Cifuentes tras la polémica del máster y el vídeo en el que aparece robando cremas en un supermercado.

Con el futuro de la Presidencia en el aire y con Garrido como uno de los hombres favoritos para el puesto desde el partido a nivel regional, el PP de Madrid intentará que él sea finalmente el elegido de Génova para quedarse como presidente interino hasta que se designe candidato a las elecciones autonómicas de 2019, una opción que en principio no convence demasiado a la dirección nacional. De hecho, Mariano Rajoy envía a primera fila para los actos a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, quien suena en las quinielas como clara aspirante a ser la cabeza de cartel en 2019, y Pablo Casado, cuyo nombre se vincula a llevar el mando de la gestora que controle el partido regional tras la salida de Cifuentes. Cada palabra de Garrido estará medida y ya adelantó que intentarían celebrar este día "dentro de la anomalía con la normalidad que los ciudadanos merecen".

Rajoy esperará a que pase esta festividad para anunciar su propuesta de candidato a presidir el Gobierno madrileño. Sobre la mesa hay varios nombres como el del Alfonso Serrano, Enrique Ossorio, Juan Antonio Gomez-Angulo, Carlos Izquierdo o Pedro Rollán. En La Moncloa aseguran que Santamaría acudirá a la Real Casa de Correos, sede del Ejecutivo regional, "como todos los años anteriores", dada su condición de diputada por Madrid. Sin embargo, su presencia en plena crisis del PP en Madrid cobra especial protagonismo.

De hecho, algunos cargos populares vuelven a defender en privado la candidatura de la vicepresidenta, bien para la Comunidad de Madrid, bien para el Ayuntamiento, ante la necesidad de contar con "candidatos de peso" para no perder Madrid en los comicios de 2019. Un revés electoral en esta plaza frenaría las posibilidades del PP de ganar en las generales.

También Casado volverá a estar en un Dos de Mayo cruento para el PP, como ha hecho en los últimos 10 años, como miembro de la dirección nacional o por su vinculación con esta comunidad, dado que en el pasado fue diputado en la Asamblea de Madrid. Para formar parte de la gestora aparecen otros nombres como el de Juan Carlos Vera: hombre de confianza de Rajoy en el partido que ha dirigido varias campañas electorales, entre ellas la de Cifuentes en 2015, o el de Alfonso Serrano, diputado autonómico que ha trabajado durante años en el aparato de Génova.

Desde luego, el PP tiene mucho trabajo por delante, ya que las encuestas evidencian un batacazo del partido en las elecciones regionales, en las que resultaría ganador Ciudadanos e incluso los populares serían adelantados por el PSOE.

Precisamente Ángel Gabilondo, portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, e Íñigo Errejón, diputado del Congreso y aspirante a liderar la lista de Podemos en esta comunidad, coincidieron en pedir a Ciudadanos (C's) que deje de sostener al PP y que apueste por la regeneración política con un gran acuerdo de la oposición. Ambos señalaron que hoy será una jornada "diferente" y "triste" por la inestabilidad política tras la dimisión de Cifuentes. Gabilondo insistió en que "hace falta cambiar esta forma de gobernar". "No hay que resignarse, se pueden cambiar las cosas", subrayó el portavoz socialista, que emplazó a C's a que saque "lo mejor de sí mismo" y apueste por la regeneración apoyándolo a él como candidato alternativo al PP para presidir la Comunidad de Madrid.

Errejón manifestó que "hay una crisis moral y un vacío de poder" ante los que toca "pasar página y abrir una etapa nueva".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios