Congreso de los Diputados

Miles de enmiendas a unos Presupuestos que podrían estar aprobados a final de año

  • Ciudadanos y ERC han insistido este martes en sus vetos respectivos y han reiterado que el Gobierno tiene que elegir

  • El PSOE y Unidas Podemos han sorprendido con la iniciativa de congelar el sueldo de los miembros del Gobierno en 2021 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe el aplauso de la bancada socialista tras su intervención en el pleno del Senado este martes en Madrid. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe el aplauso de la bancada socialista tras su intervención en el pleno del Senado este martes en Madrid.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe el aplauso de la bancada socialista tras su intervención en el pleno del Senado este martes en Madrid. / Chema Moya (EFE)

El proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado de 2021 ha recibido miles de enmiendas de todos los partidos políticos, excepto de Vox, entre las que se incluye la congelación del sueldo de los miembros del Gobierno, y podría estar aprobado a finales de año para su entrada en en vigor el 1 de enero.

Con la polémica de fondo sobre qué pesa más, si el contenido de las cuentas públicas o los apoyos que podría recibir, Ciudadanos y ERC han insistido este martes en sus vetos respectivos y han reiterado que el Gobierno tiene que elegir.

El plazo para registrar las enmiendas al articulado y a las secciones a los Presupuestos de 2021 ha finalizado este martes y las cuentas han sumado miles de cambios, la mayoría -1.500- provenientes del PP, aunque también ERC, JxCAT o Ciudadanos han señalado más de 320 enmiendas cada uno, BNG ha añadido alrededor de 200 y PNV y Más País se han acercado al centenar.

Lo cierto es que en la mayoría de las enmiendas se han reflejado las propuestas que los partidos dejaron ver en el debate de enmiendas a la totalidad, aunque en esta ocasión el PSOE y Unidas Podemos han sorprendido con la iniciativa de congelar el sueldo de los miembros del Gobierno en 2021.

La enmienda, a la que ha tenido acceso EFE, especifica que el sueldo anual del presidente del Gobierno queda en 84.845,16 euros; el de los vicepresidentes, en 79.746,24 euros; el de los ministros, en 74.858,16 euros; el del presidente del Consejo de Estado, en 85.196,88 euros, y el de presidente del Consejo Económico y Social, en 93.075,48 euros.

Reivindicaciones territoriales

La mayoría de las formaciones han plasmado reivindicaciones territoriales para aumentar inversiones tanto en comunidades autónomas como en ayuntamientos y han trasladado demandas de sectores y organizaciones.

Así, mientras el PP y Ciudadanos se han centrado en impulsar ayudas directas al sector del turismo y de la hostelería y la formación naranja pedía prorrogar los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta el 30 de junio de 2021; Unidas Podemos, ERC y EH Bildu han pedido suspender los desahucios hasta diciembre de 2022 y los cortes de luz, gas y agua durante el estado de alarma.

PNV y Ciudadanos han insistido en retirar la subida del impuesto al diésel, al tiempo que Más País ha asegurado que tiene "la sensación" de que el Gobierno la mantendrá.

Sin embargo, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha admitido que tendrá que "ceder en algunas cuestiones a cambio" del apoyo de las formaciones políticas en la votación final.

Más inversiones en infraestructuras en todos los territorios y la eliminación de las partidas a la Casa Real son enmiendas habituales, al tiempo que la crisis económica provocada por la pandemia ha hecho que los partidos hayan pedido más fondos para ayudar a los autónomos, a las empresas y a las familias.

El BNG, por ejemplo,también ha instado a rebajar el IVA para la electricidad, las mascarillas o la cultura y JxCAT insiste en la creación de un fondo Covid-19, dotado con 180 millones, y otro específico para poblaciones de menos de 20.000 habitantes, que contaría con 60 millones, para afrontar gastos derivados de la pandemia.

Al pleno a primeros de diciembre

Todas estas enmiendas deberán debatirse entre el 20 y el 27 de noviembre en la Comisión de Presupuestos del Congreso, ya que en esa última fecha se votará el dictamen para que pueda ser elevado al pleno de la Cámara baja y ser votado entre el 30 y el 3 de diciembre.

El Ejecutivo mantiene la esperanza de que los Presupuestos puedan estar aprobados definitivamente antes de que acabe el año, toda vez que la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, tiene previsto convocar un pleno la última semana de 2020 para hacerlo posible, ya que la tramitación en el Senado será solo de 15 días.

Por otra parte, el Gobierno de coalición busca todos los apoyos posibles a las cuentas, una mayoría incluso cercana a los 198 votos que rechazaron las siete enmiendas a la totalidad.

Sin embargo, a día de hoy parece difícil que Ciudadanos y ERC se alineen en la misma votación y ambas formaciones se han vuelto a reprochar que son incompatibles en lo económico y en lo social.

ERC también ha dejado claro que en la ecuación presupuestaria entraría EH Bildu, y puntualiza que es una "falacia" decir que es ETA, mientras que a Más País y Compromís les importa más el contenido de las cuentas que los apoyos que registren.

"Siguen todavía mareando la perdiz...y habrá un punto y final", ha advertido acto seguido el portavoz parlamentario de Ciudadanos, Edmundo Bal, tras avisar que ellos no votarán con Bildu y tenderán la mano hasta el último momento para que "el Gobierno no tenga excusas para decirles que se tiene que arrojar con Bildu".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios