España

Rivera propone un gobierno PP-PSOE-C's, apartando a sus líderes y presidido por un independiente

  • Ese ejecutivo sería "transversal", "moderado" y de "transición", y se basaría en acuerdos entre los tres partidos. Sánchez vuelve a rechazar tanto la oferta de Rajoy de la gran coalición como la opción de un presidente "tecnócrata".

Comentarios 25

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha propuesto este jueves que el PP, el PSOE y la formación naranja negocien la formación de un gobierno de consenso en el que no estén ni Mariano Rajoy, ni Pedro Sánchez, ni él mismo y que esté encabezado por una figura independiente. En una entrevista en Telecinco, Rivera ha dicho estar de acuerdo con el planteamiento que hace el jurista Francesc de Carreras en un artículo de opinión publicado esta semana en El País que habla de la falta de confianza entre Rajoy y Sánchez y la desconfianza de Rivera hacia el presidente del Gobierno en funciones.

En ese artículo, De Carreras dice que si las cuestiones personales entre los líderes políticos son "insalvables" hasta el punto de que impidan formar gobierno y haya que convocar elecciones de nuevo, podría recurrirse como "última baza" a "una personalidad independiente" que esté "por encima de toda sospecha partidista" y sea aceptada por quienes le den soporte. En opinión de Rivera, "llegados a este punto", tras el fracaso de la investidura del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ante la dificultad de celebrar una reunión a tres entre el PP, el PSOE y C's y a pocos días de que el Rey haga la última ronda de consulta con los partidos, la opción que presenta De Carreras "no es ninguna barbaridad".

El presidente de Ciudadanos ha indicado que existe un "bloqueo" relacionado con "la situación personal" de los líderes de los partidos, que sitúan sus intereses "por delante de España", y ante el cual hay que buscar soluciones que "desatasquen". Por tanto, "si los líderes políticos somos el problema, demos un paso atrás" y "seamos capaces de formar un gobierno de consenso", ha manifestado, afirmando que C's "nunca ha pedido estar en un gobierno" pero que, por si queda alguna duda, él se retira "el primero". "Pero demos un paso atrás todos", ha añadido. Ese ejecutivo, según su propuesta, sería "transversal", "moderado" y "de transición", y se basaría en una serie de acuerdos entre los tres partidos para sacar adelante un pacto nacional por la educación, la reforma de la ley electoral, un acuerdo anticorrupción o la modificación de la Constitución.

El líder de la formación naranja apuesta por un ejecutivo "con menos tinte de partido y más tinte de país" en el que haya "gente independiente y con valía". Cuando le han preguntado si la persona que lo encabece podría pertenecer a alguno de los tres partidos, ha contestado que no pone "condiciones previas", y también ha dicho que no tiene por qué ser alguien ajeno al mundo de la política. Desde su punto de vista, ese gobierno de consenso se puede conseguir hablando de las reformas que llevaría a cabo, porque en los cuatro meses que han transcurrido desde las elecciones generales ha constatado que el problema entre el PP, el PSOE y C's "ha sido más de personas que de contenidos".

Respecto a la postura del Comité Federal del PSOE de rechazar un pacto no solo con Rajoy, sino con el PP, Rivera ha dicho que las ejecutivas de los partidos deben estar "al servicio de España". "¿Cómo vamos a salir de esta si nos ceñimos a la resolución de un partido como si fuera la Biblia?", se ha preguntado, abogando por "ser prácticos, ceder y saber dialogar".

En cuanto a la actitud de Ciudadanos hacia Rajoy, Rivera ha negado que sea de intransigencia y ha recordado que el líder del PP declinó la invitación del Rey para intentar su investidura como presidente del Gobierno y de esa manera "se borró del mapa". Además, pese al acuerdo de gobierno firmado con los socialistas, ha asegurado que Ciudadanos no se ha ido situando más cerca del PSOE y alejándose del PP, sino que es una formación "autónoma" que se ubica en la centralidad política.

Eso sí, considera que la etapa del Gobierno de Mariano Rajoy, marcada, según ha señalado, por casos de corrupción, dimisiones de ministros y problemas para controlar el déficit, "se agota" y debe dar paso a una nueva fase que tendrá que contar con las principales fuerzas políticas del país pero "con una actitud distinta". Rivera ha subrayado la importancia de llegar a un acuerdo ahora para formar gobierno porque "no tiene sentido" ir a unos nuevos comicios para "tirar los dados otra vez" y ver si algunos partidos mejoran sus resultados. A su entender, una nueva campaña electoral, no favorecerá el diálogo y el consenso, sino que "va a tensar la cuerda".

Tampoco desea "un desastre de gobierno", como sería, en su opinión, uno formado por "seis o siete partidos" que "intente romper España" con referendos de autodeterminación y que dispare el gasto público. Esa opción -un ejecutivo del PSOE con Podemos y sus confluencias, IU y Compromís y con el apoyo de fuerzas independentistas- la ve "aritméticamente posible", pero cree que "políticamente no es viable" porque los socialistas "no están por la labor".

Sánchez rechaza la oferta de Rajoy y la opción de un presidente "tecnócrata"

Por su parte, Pedro Sánchez ha vuelto a rechazar la oferta de gran coalición planteada por Mariano Rajoy y también que se recurra a la "tecnocracia" para lograr a última hora que haya un presidente de consenso que evite nuevas elecciones. "La solución es que pensemos en el interés general. La solución es que haya política con valores, con corazón, y no tecnocracia, que es desgraciadamente lo que hemos sufrido estos últimos cuatro años", ha afirmado Sánchez en declaraciones a los periodistas en el exterior del Congreso tras asistir al homenaje a Miguel de Cervantes por el 400º aniversario de su muerte.

Con este mensaje, Sánchez ha respondido al tuit que le ha dirigido Rajoy invitándole "una vez más" a trabajar por "un gobierno de gran coalición que dé estabilidad a España". Al rechazar la alternativa de un presidente tecnócrata, el dirigente socialista también ha sugerido su discrepancia con la idea del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, de que haya un gobierno de consenso encabezado por un independiente. A juicio de Sánchez, el acuerdo entre PSOE y Ciudadanos con el que él aspira a llegar a la Moncloa "tiene una fortaleza y es que tiene corazón, principios y valores". Ha incidido en que la solución es "pensar en el interés general" con medidas dirigidas a recuperar la universalidad de la sanidad pública, restablecer los convenios colectivos y regenerar la vida democrática.

Por eso, ha vuelto a dirigirse a Rajoy para que sea "consciente de que el PSOE siempre estará intentando construir una alternativa de cambio para que haya políticas distintas y un gobierno diferente" al de la última legislatura. "Rajoy sabe perfectamente que la propuesta del PSOE es cambiar tanto las políticas como al gobierno, y lo que voy a hacer es tender la mano tanto a izquierda como a derecha para que las fuerzas del cambio nos pongamos de acuerdo y hagamos posible el cambio", ha asegurado para reafirmarse en que la salida pasa por un pacto con Ciudadanos y Podemos.

Sánchez ha confesado no haber leído el tuit de Rajoy para que acepte la gran coalición a cuatro días de que tenga lugar la ronda de consultas del Rey con los partidos para ver si es posible evitar los comicios. Ha expresado sus dudas de que Rajoy le vaya a telefonear para hacer un último intento de entendimiento. "Lleva tres meses en los que me dice que me va a llamar, que no me va a llamar", le ha reprochado. El secretario general ha lamentado que haya "algunos políticos a los que les gustaría estar toda la vida en campaña electoral". "No es mi caso", ha contrapuesto Sánchez para hacer hincapié en que su deseo es que haya un acuerdo en los pocos días que restan para que acabe el plazo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios