Elecciones

Galgos contra podencos

  • El PACMA intenta entrar en el Congreso con una imagen especular de Vox

Santiago Abascal se jacta de que los políticos españoles no saben diferenciar entre galgos y podencos. El politiqués, que es esa jerigonza de lo políticamente correcto, no distingue entre la pluma y el pelo, la perdiz o el jabalí. Pero en España sí hay otro partido que entiende, sobre todo, de galgos, la raza de perros que el PACMA ha convertido en un símbolo de la represión animal. A los galgos solían ahorcarlos en los olivos después de la temporada de caza, hoy es una de las razas que más se ven por las calles.   

El PACMA, el partido animalista, está en la sala de espera. El presidente del CIS, José Félix Tezanos, ha declarado en más de una ocasión que los animalistas terminarán entrando en el congreso, aunque su último barómetro no les asegura, aún, su presencia. Pueden obtener, pero con dificultad, dos escaños, por Barcelona y por Valencia. Con la irrupción de Vox, el partido taurino y cinegético, el PACMA ha encontrado la imagen especular de sus planteamientos.

Los animalistas han realizado un video de campaña en el que se reflejan en las campaña de Vox en favor de la tauromaquia y de la caza, un tren de imágenes donde se mezclan Santiago Abascal, las corridas de toros, los galgos muertos y hasta la cruz del Valle de los Caídos. Donde Vox propone una ley de protección de los toros o de la caza, el Pacma solicita la prohibición. Uno de los últimos éxitos recientes del PACMA es haber conseguido la prohibición de la actividad cinegética en todo Castilla y León por una decisión de su tribunal superior.

En las últimas elecciones andaluzas, las del 2 de diciembre, el PACMA obtuvo 69.660 votos, una cantidad muy baja, pero en las generales pasadas reunieron 1.213.000 votos para el Senado, aunque no consiguieron representación por la dispersión entre las circunscripciones provinciales. En el Congreso redujeron cinco veces este apoyo, de lo que se deduce el distinto uso que muchos electores hacen de las dos papeletas en elecciones generales. En esta ocasión, se presentan en todas las provincias andaluzas y, para las municipales, tienen candidatos a las alcaldías en Sevilla, Cádiz, Córdoba, Granada y Málaga. 

El PACMA es un partido radical, un ferviente impulsor de los derechos de los animales y busca la prohibición de la caza y la llamada fiesta nacional. Su candidata a la Presidencia es Laura Duarte, una periodista madrileña que dejó de comer carne en su adolescencia y que se lanzó a la política a raíz del desastre del Prestige en las costas gallegas. 

Hasta las elecciones andaluzas, ni la caza ni los toros habían formado parte de las campañas, pero Vox supo introducir estas dos actividades, sabedor que los aficionados temen por su continuidad. Santiago Abascal llegó a Andalucía, acompañado del torero Morante de la Puebla y a lomos de un caballo para participar en una jornada de caza con galgos. El PP se apuntó a esta moda taurina de fichajes con la inclusión de matadores en las listas de Málaga y de Madrid. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios