Elecciones

Vox se sube al descubrimiento para “empezar la Reconquista en Huelva”

  • Ortega-Smith llena la plaza de la Merced con un llamamiento a “votar por España”

Rafael Segovia, Javier Ortega Smith y Tomás Fernández Ríos. Rafael Segovia, Javier Ortega Smith y Tomás Fernández Ríos.

Rafael Segovia, Javier Ortega Smith y Tomás Fernández Ríos. / Rafa del Barrio (Huelva)

Vox cumplió con lo que se espera de cualquier mitin electoral. Además de empezar tarde (con disculpas incluidas, eso sí), no se separó ni un milímetro de las consignas que les permiten desafiar a las encuestas y que auguran sorpresas en la noche electoral. Ataques contra el independentismo –los más vitoreados– que aprovechan para prometer “el cierre de TV3 y la suspensión de la autonomía catalana”; los medios de comunicación “al servicio del poder corrupto”; “el okupa de la Moncloa” que debe ser “desalojado”; los llamamientos a “una juventud patriótica”; las constantes alusiones, en fin, a la “derechita cobarde y la veleta naranja” y, en fin, a repetir que lo suyo es una misión patriótica, que no se hace “por intereses personales, si no por España”, repetida hasta la saciedad.

El escenario, el mismo que llenó Santiago Abascal en las elecciones autonómicas de diciembre, la plaza de la Merced, se impuso a esos mensajes generales constantemente repetidos y que, al parecer, funcionan y sirvió al secretario general de la formación, Javier Ortega (se olvidaron del Smith en sus constantes alusiones) para reivindicar el descubrimiento, “la fecha del 3 de agosto de 1492” como el lugar común para recordar una gesta que están empeñados en identificar con la actual y repetirla. “Les dijeron que era imposible, pero lo hicieron y llegaron a la conclusión de que sólo estando unidos podían conseguirlo, para llegar a ese glorioso 12 de octubre, como el inicio del gran Imperio español”.

Javier Ortega Smith en la plaza de la Merced. Javier Ortega Smith en la plaza de la Merced.

Javier Ortega Smith en la plaza de la Merced. / Rafa del Barrio (Huelva)

Ese fue el arranque del número dos de Vox que, a voz en grito, dibujaba un panorama desalentador. Recién llegado de Ceuta, presentó una “patria atacada por Marruecos, que usurpa la soberanía nacional y permite el acoso en la frontera y los ataques de movimientos islamistas que traen la inseguridad a España”. Aprovechó la oportunidad de los vítores, para pedir otros para la Policía y la Guardia Civil y desde ahí todo fue rodado.

Mitin de Vox en la Plaza de la Merced / ÓSCAR LEZAMETA

Para Ortega, “pensaban que no nos íbamos a dar cuenta” de todo lo mal que lo han hecho todos, “que el pueblo era estúpido” e iba a dejarse convencer por “medios de comunicación que nos mienten, que el separatismo iba a triunfar por cuatro votos que le hacen falta para gobernar, que la presión fiscal iba a servir para asfixiar a todos y pagar sus prebendas o que el prohibir nuestra presencia en los debates”, aunque no contaban que “cuanto más nos atacaban más fuerte era nuestra reacción a todo ello”. El recuerdo de “nuestros antepasados” y de los descendientes, sirvió para colocar a Vox “en el centro de la respuesta que nos toca a dar a nosotros”, convencidos de que “comienza la Reconquista, como hizo nuestro presidente en Covadonga y lo hace desde Huelva”.

Wenceslao Font, candidato de Voz a la Alcaldía de Huelva. Wenceslao Font, candidato de Voz a la Alcaldía de Huelva.

Wenceslao Font, candidato de Voz a la Alcaldía de Huelva. / Rafa del Barrio (Huelva)

Habían entrado en calor con la sorpresa de Tomás Fernández Ríos, candidato al Congreso, que “no voy a pedir el voto para Vox, sino que voy a hacerlo por España”, dos palabras que repitió como un mantra cada vez que desgranaba partes de un programa que comenzó con “la derogación de la Memoria histórica que nace para enfrentarnos” y acabó con el “blindaje de símbolos como el himno, la corona y la bandera”, pasando por todas y cada una de las etapas que han servido para allanarles el camino hasta donde han llegado, es decir “freno al independentismo, bajar los impuestos confiscatorios, devolución de las competencias de sanidad y educación, leyes totalitarias e ideologizantes, recuperar la España rural”.Nada nuevo bajo el sol; España está “al borde de un precipicio” y ellos son la solución para evitar la caída.

Abrió el acto, probablemente el único de lo que se conoce como un mitin a la vieja usanza, el diputado andaluz por Huelva,Rafael Segovia que, a lomos de los 17.543 onubenses que votaron a Vox, fue el que más acento onubense puso a las intervenciones, ya que reivindicó el “desdoble de la N-435, la carretera a Cádiz, elAVE a Sevilla y el trasvase de agua a Doñana, para que los agricultores no sean considerados como delincuentes, la presa de Alcolea o el proyecto Ceus”.

Vox vuelve a llenar la plaza de la Merced y desde aquí quieren “reconquistar” un espacio que reivindican como propio y que parece difícil bajarles de ahí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios