Memoria Democrática La Macarena cumplirá "escrupulosamente" la nueva ley para exhumar a Queipo

España

La investidura de López se ajustará al plazo habitual de dos meses tras las elecciones

  • José Antonio Ardanza tardó más de cuatro meses en ser investido lehendakari en 1995

La investidura el próximo martes de Patxi López se producirá dos meses y cuatro días después de las elecciones del 1 de marzo, un plazo similar a lo que tardó la designación de sus predecesores.

No hay plazos formales para que se produzca el pleno de investidura, aunque éste suele producirse en algo más de dos meses desde la celebración de los comicios. Al no haber plazos legales, la celebración de esta sesión queda en manos de la voluntad de los partidos, lo que han aprovechado para poder negociar los acuerdos de gobernabilidad del País Vasco, ya que siempre se han necesitado coaliciones.

La vez en la que más se retrasó la designación fue en 1995, ya que José Antonio Ardanza tuvo que esperar 129 días, más de cuatro meses, tras el cierre de las urnas. En otra elección, como la de 1998, Juan José Ibarretxe tardó poco más de dos meses en ser votado.

Donde se prevé una novedad es en la fórmula que utilizará para asumir su cargo en la Casa de Juntas de Guernica después de que la presidenta del Parlamento vasco, Arantza Quiroga, comunique al Rey la designación para que el monarca proceda a su nombramiento.

Hasta ahora todos los lehendakaris han usado la fórmula que utilizó José Antonio Aguirre el 7 de octubre de 1936: "Ante Dios humillado, en pie sobre la tierra vasca, en recuerdo de los antepasados, bajo el árbol de Guernica, ante vosotros, representantes del pueblo, juro desempeñar fielmente mi cargo". López estudia suprimir de la fórmula la expresión "ante Dios humillado" y prometerá el cargo, en vez de jurarlo, sobre la Constitución y no como Ibarretxe sobre uno de los 252 ejemplares de la primera traducción de la Biblia al euskera, de 1865.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios