Favorita siempre

Como siempre, parte como favorita. No puede dejar a un lado su historia. Con su juego de siempre, los alemanes llegan a esta Eurocopa dispuestos a confirmar los buenos presagios que mostró en su Mundial.

Fin de un ciclo

El veterano grupo dirigido por Karel Brückner afronta la cita europea como una última oportunidad para lograr un título que se le ha resistido en sus años de plenitud. Eso sí, los checos deberán superar la ausencia de Tomas Rosicky, su jugador más desequilibrante.

El acorazado Hiddink

La mano del ‘mago’ holandés Guus Hiddink y la explosión del Zenit en el concierto europeo ha cambiado la fisonomía de un equipo tremendamente joven y descarado que no ha perdido un ápice la fortaleza física y mental que siempre le ha caracterizado.

Un rival robusto

El combinado sueco llega a la cita de Austria y Suiza con un grupo de gente experta a la que se une la clase de Zlatan Ibrahimovic. Se vuelve a ver, de nuevo, la cara con España tras la fase previa de la Eurocopa.

El campeón mutante

El defensor del título vuelve con el mismo bloque, pero con una mentalidad renovada en la que destierra los preceptos ultradefensivos en favor del gusto por el fútbol de ataque.

Su cuenta pendiente

El cuadro turco llegó a disputar las semifinales del Mundial de Corea y Japón, pero en las citas continentales nunca ha brillado. En Austria y Suiza, con un equipo joven y ofensivo, quiere dar la campanada pese a estar encuadrado en un grupo bastante complicado.