Grupo c · actualidad

Italia se lame heridas

  • Los medios arremeten contra el seleccionador por no saber leer el choque · Donadoni cree que la selección "despertará"

¿Qué le pasó a Italia? La pregunta del millón, que trata de responder la prensa internacional, pero que también se formulan sencillos granjeros de la campiña suiza tras la durísima goleada por 3-0 que Holanda le encajó a la azzurra y que da lugar a otra cuestión: ¿Podrá el campeón mundial recuperarse para pasar a los cuartos?

Públicamente, los jugadores y el entrenador dicen que sí, e instan a dejar atrás la "noche negra" del lunes para vencer a Rumanía el viernes en Zúrich, partido que Italia debe ganar sí o sí para conservar opciones de salir vivo del denominado grupo de la muerte, en cuya última escala le espera Francia.

"Nos disculpamos ante todos los italianos amantes del deporte", dijo tras la debacle Buffon, quien, consciente de su rol de capitán, se paró a hablar con los periodistas que esperaban la salida de los futbolistas al contrario que otros futbolistas. "Jugamos el peor partido en 12 años desde que yo estoy en la selección", reconoció el meta, que no quiso buscar culpables: "Cuando uno corre el riesgo de que le metan seis goles, no se trata sólo de un problema de la defensa. Hay muchos problemas".

Como suele suceder en estos casos, el entrenador fue el primero que pagó los platos rotos. En general, los rotativos italianos coincidieron en las críticas a Donadoni, en particular en dos: por qué introdujo tan tarde a Del Piero y Cassano (a 25 y 15 minutos del final, respectivamente) y por qué dejó en el banquillo a De Rossi.

Donadoni, que sabe que su cabeza rodará en caso de una pronta eliminación más allá de su reciente renovación de contrato -hay una cláusula que le permite a la federación destituirlo en caso de que Italia no alcance las semifinales de la Eurocopa-, pronosticó que ante Rumania su equipo "demostrará lo que vale". "Tenemos dos partidos importantes por delante. Siento la derrota, pero este doloroso marcador nos va a despertar para los próximos dos encuentros", apuntó el entrenador italiano, que añadió: "Holanda no nos dominó, aunque pasé una noche muy mala".

Calidad futbolística y experiencia en lides complicadas le sobran a la campeona del mundo, que llegó a los Alpes con la idea de cortar cuatro décadas sin títulos a nivel europeo -el único lo ganó en 1968-. Si a eso sus jugadores le suman la "vergüenza deportiva" -el delantero Luca Toni dijo que la derrota ante los muchachos de Marco Van Basten les dolía más a él y sus compañeros que a los tifosi-, no parece improbable una recuperación que ponga a Italia en cuartos.

La historia más cercana, sin embargo, no le es favorable, ya que se quedó fuera en la primera fase en la Eurocopa de Portugal. Con todo, a lo largo del tiempo la escuadra azzurra ha demostrado un hábito que no le sienta del todo mal: pésimo arranque y gran final en muchos torneos, incluso aquellos en los que levantó la copa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios