La mafia ya no es lo que era | Festival de Cine de Sevilla Maresco sigue siendo el que era

Ciccio Mira, agente de artistas neomelódicos y amigo de mafiosos Ciccio Mira, agente de artistas neomelódicos y amigo de mafiosos

Ciccio Mira, agente de artistas neomelódicos y amigo de mafiosos

Que la mafia ya no es lo que era, a pesar de no haber dejado nunca de ser lo que era, ya lo dijo Francis Ford Coppola en El Padrino III. Que Franco Maresco es un tipo gracioso, aunque un punto excesivo, machacón y algo marrullero, lo sabemos también desde sus tiempos televisivos con Daniele Cipri en Cinico TV.

En su última película Maresco aprovecha el veinticinco aniversario del asesinato de los jueces Falcone y Borsellino a manos de la mafia para denunciar de nuevo las relaciones entre esta y el estado, y la infiltración criminal en el tejido social de sus paisanos sicilianos. Para su nueva aventura se sirve de la fotógrafa Letizia Battaglia, conocida por su obra gráfica sobre los crímenes mafiosos, pero no se puede olvidar que no hay filme de Maresco sin una troupe de freaks, y más pronto que tarde necesita de nuevo tirar del inefable Ciccio Mira (y su nuevo descubrimiento: Cristian Miscel) para que le anime el circo, esta vez con mucha menos gracia que en Belluscone. Lo mejor queda para el final gracias a una hilarante historia que relaciona a Sergio Mattarella, un pulpo e Ingmar Bergman.