Sequía en Andalucía Doñana agoniza de anemia

Sylvie Imbert. Maquilladora y miembro del jurado

"Cuando leí el guión de Blancanieves quise que fuese mío"

  • Francesa de nacimiento y española de adopción, ha trabajado con algunos de los mejores directores del país.

-¿En qué consiste exactamente el trabajo de una maquilladora de cine?

-Todo comienza cuando el productor de una película te llama, te presenta el proyecto y tú lees el guión, tienes varias reuniones con el director y vas perfilando los personajes con él. Yo me encargo de maquillar y de diseñar el maquillaje, además de la peluquería. Soy la que dictamina si hacen falta postizos o barbas, por ejemplo.

-¿Cómo se inició en este mundo?

-Empecé de casualidad, vine a España a pasar un fin de semana y me encantó, me quedé con lo puesto. Lo único que sabía hacer era hablar idiomas y empecé a trabajar en una agencia de intérpretes. El primer trabajo que me encomendaron fue ir a traducir al rodaje de una película americana. Y al estar allí y ver a los actores maquillándose pensé "esto es lo mio".

-Tiene un Goya por 'Blancanieves'...

-Es que Blancanieves es una película increíble, cuando leí el guión pensé que ese trabajo tenía que ser mío.

-Supongo que en una película muda el maquillaje cobrará más sentido...

-Mucho, porque todo pasa por la expresión de los actores y, sobre todo, por la mirada. Blancanieves, además de ser muda es en blanco y negro, lo que es una dificultad añadida. Ha sido complicado porque tú maquillas en color y se rueda en blanco y negro, y les tienes que explicar a los actores que como ellos se ven en el espejo no es como se van a ver en la pantalla.

-¿Qué se siente al recibir un Goya?

-No me lo esperaba, aunque la gente me decía que me lo iban a dar. Pero yo creía que precisamente al estar nominada por dos se dividirían los votos. Fue una alegría muy grande porque es un reconocimiento precisamente de tus compañeros de profesión.

-¿Ha tenido más demanda de trabajo desde entonces?

-Pues no, hay una leyenda urbana llamada la maldición del Goya, pero no quiero creer en ella. Yo lo achaco más al estado de crisis, no hay presupuesto y es muy difícil levantar la producción de una película, por lo que hay pocos proyectos. Sí he hecho una ópera, sin duda uno de los trabajos más creativos que he realizado nunca, se trataba de maquillaje que vestía el cuerpo, ha sido como pintar cuadros sobre bailarines.

-Ha trabajado con algunos de los mejores directores de España, ¿cuál es la relación entre maquilladora y director?

-Tiene que ser muy completa, como la que llevo con el director de fotografía. Es importante trabajar con el director antes de comenzar la producción y fijar bien los personajes, porque durante el rodaje él estará más pendiente de otros asuntos.

-¿Y con los actores?

-Un actor es la figura más grande del cine, porque es la cara visible de toda producción. A la primera que ven por la mañana,quieran o no es a mí, tengo que estar bien para que ellos se sientan bien. Les tengo un respeto máximo porque son los que muestran todo lo que tiene dentro para expresar lo que yo maquillo.

-Ha maquillado también para revistas de moda, ¿qué le gusta más?

-Me gusta mucho la moda porque puede ser muy creativa, según con quien des. Las revistas en España muchas veces no se atreven a arriesgar y te piden siempre lo mismo. Además, es muy difícil vivir de ella. El maquillaje de cine es otra cosa, es todo un proceso en el que vas creando un personaje y vas viviendo y conviviendo con él hasta el final de la película. Me gusta más maquillar para películas, me apasiona.

-¿Cómo surgió ser jurado del festival?

-Me encontraba en Pedraza, rodando el anuncio de la Lotería de Navidad y me llamaron de la Academia de Cine. Me hablaron del festival de Huelva y me dijeron que siempre cuentan con un técnico para el jurado. Me sorprendió porque normalmente eligen a directores o actores. Y es de agradecer al certamen, porque somos una parte importante de las películas. Me pareció muy buena idea, tenía tiempo para venir y como me encanta el cine no me lo pensé dos veces.

-¿Qué le pareció la inauguración del certamen?

-La gala, estupenda, los presentadores la llevaron muy bien, y el grupo de flamenco fantástico. La película de la apertura, Corazón de León, me encantó, me reí muchísimo. Me pareció una comedia de amor bonita que además te hace ver la estupidez del ser humano. Vivimos en función del aspecto físico de la gente y hay otras muchas cosas que son más importantes que el exterior.

-¿Ha visto las películas del concurso? ¿Tiene alguna favorita?

-Vi una esta mañana y veré otra esta tarde, pero si me lo permites no te voy a decir nada, porque pienso que no se debe hasta que no delibere con el resto del jurado. Pero recomiendo a todo el mundo que vaya a las salas porque hay una muy buena selección. Y quiero también animar a la gente a que vaya a ver películas siempre, el IVA es una gran desventaja, pero una entrada de cine no es tan cara al fin y al cabo. Hay que ir al cine y hay que ver obras españolas, porque si no nos apoyamos nosotros no lo va a hacer nadie.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios