Historia de la Coronación Canónica

Las vísperas de la coronación de la Virgen del Rocío en 1919

  • Cultos en los pueblos y ciudades de las hermandades rocieras

Las hermandades en su presentación en la romería de 1919. Las hermandades en su presentación en la romería de 1919.

Las hermandades en su presentación en la romería de 1919.

Comentarios 0

La coronación canónica de la Virgen del Rocío se vivía con intensidad en Almonte y en los pueblos y ciudades en los que la devoción estaba extendida y muy especialmente con sus hermandades. Así en el Boletín del Arzobispado de Sevilla (Tomamos referencia en el Archivo Diocesano de Huelva) durante el mes de mayo como preparación a tan hermosa fiesta se celebran novenas y triduos en Sevilla, Triana, Huelva, Sanlúcar de Barrameda, Moguer, La Palma, Pilas, Villamanrique de la Condesa, Umbrete, Coria del Río, Benacazón, Rociana y Almonte, con sermones a cargo e elocuentes oradores, terminándose con comunión general.

En el sábado día 7 víspera de la coronación canónica, el arzobispo de Sevilla cardenal Almaraz celebró misa en el altar de la Virgen del Rocío en su ermita y en la tarde se cantaron solemnes letanías y el Ave, maris Stella, oficiando el provisor del arzobispado.

Por la tarde a las seis comenzó el desfile de hermandades filiales ante la puerta de la ermita.

A las doce y media de la noche salió la procesión del santo rosario que recorrió los alrededores de la ermita.

La imagen de la Virgen del Rocío fue trasladada a las cinco de la mañana del domingo 8 desde el altar de su ermita al que se había dispuesto fuera de la ermita para la ceremonia de la coronación en el Real. Desde esa hora no cesaron de celebrarse misas en los altares de la ermita.

Allí quedó todo preparado, la Virgen en su altar en la aldea, desde las cinco de la mañana hasta que a las diez comenzara la celebración de su coronación canónica.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios