Festival de Malaga

Alfombra roja y primer envite en la gran pantalla

  • Natalia de Molina y Javier Gutiérrez presentaron en el Cervantes una apertura festiva con música aliada.

No hay Festival de Cine de Málaga sin alfombra roja y ayer la hubo para la gala inaugural en el Teatro Cervantes, como es costumbre. Por ella desfilaron bajo los flashes celebridades como Andreu Buenafuente, Carmen Machi, Bárbara Goenaga, Fran Perea, María Pujalte, Alberto Amman, María León y Silvia Abril, pero fue Mario Casas, quien acudió algo rezagado antes de reunirse con sus compañeros de reparto en Toro, Luis Tosar e Ingrid García Jonsson, además del director Kike Maíllo, el que ganó más aplausos y aclamaciones ya desde el consabido paseíllo que empezó en el Málaga Palacio. Superada al fin la vanidad de la que también se alimenta el cine, Natalia de Molina y Javier Gutiérrez presentaron una gala inaugural ágil, dinámica, servida en una hora y sin reivindicaciones ni mensajes políticos en favor de un tono festivo a mayor gloria del cine como pasión. Diana Navarro, que interpretó El perdón acompañada por una selección de imágenes de Amantes de Vicente Aranda, y el trío formado por Josemi Carmona a la guitarra, Javier Colina al contrabajo y Bandolero a la percusión, brindaron una aportación musical alzada como verdadera aliada, en una velada sostenida en la imagen y la más pura noción de espectáculo. Sí hubo reivindicación, en todo caso, del cine español como garantía, como cuando Javier Gutiérrez prometió la promoción del "cine de la mayor calidad" desde el Festival de Málaga. Tras la presentación del jurado de la Sección Oficial, con un muy emocionado Daniel Guzmán, y la introducción de Maíllo y García Jonsson, Toro puso el colofón a la noche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios