Festival de Málaga De la Orden retrata en ‘Litus’ la torpeza emocional ante el dolor de la pérdida

  • La Sección Oficial acoge esta adaptación cinematográfica de la obra teatral de Marta Bachuca en la que un grupo de amigos se reúne seis meses después del suicidio de uno de ellos

  • Belén Cuesta, Quim Gutiérrez, Adrián Lastra, Álex García, Miquel Fernández y Marta Nieto componen el reparto de esta cinta coral e intimista

Belén Cuesta, Dani de la Orden, Marta Nieto, Adrián Lastra y Miquel Fernández. Belén Cuesta, Dani de la Orden, Marta Nieto, Adrián Lastra y Miquel Fernández.

Belén Cuesta, Dani de la Orden, Marta Nieto, Adrián Lastra y Miquel Fernández. / Jorge Zapata / Efe (Málaga)

El cineasta Dani de la Orden ha presentado en la Sección Oficial del Festival de Málaga su quinto largometraje de ficción, Litus, la adaptación de la obra teatral de Marta Bachuca que cuenta, entre otros, con Belén Cuesta, Quim Gutiérrez, Adrián Lastra, Álex García, Miquel Fernández y Marta Nieto en el reparto.

Con buena acogida por parte de la crítica, la cinta retrata la incapacidad comunicativa de la generación más conectada, la torpeza emocional ante el dolor y la dificultad por asumir la pérdida más incomprensible.  

No es una tarde cualquiera. Es la elegida por Tony, el hermano del desaparecido Litus, para reunir a su grupo de amigos. Han pasado seis meses desde que se suicidó empotrando su furgoneta roja contra un muro a 200 kilómetros por hora. Desde entonces la falta de habilidad para gestionar un golpe tan duro les ha hecho distanciarse. En ese punto de partida sitúa la acción el cineasta.

La reunión de treinteañeros gira en torno al protagonista ausente. Entre ellos saltan las dudas, la rabia, la frustración, la culpa por no haberlo impedido, por no haberlo visto venir, por creerse la razón que lo llevó a la muerte. En un piso de Barcelona irán abriendo poco a poco las compuertas y dejando que se escape lo que llevan tanto tiempo conteniendo para, por fin, poder asumir lo sucedido y seguir adelante con sus vidas.

La actriz Belén Cuesta. La actriz Belén Cuesta.

La actriz Belén Cuesta. / Jorge Zapata / Efe (Málaga)

Una historia coral

"Es una película sobre cómo decir adiós, cómo nos cuesta madurar a marchas forzadas y hacer frente a cosas que no comprendemos", explica Dani de la Orden, que asegura haber tenido total libertad de la autora para llevarla a su terreno más personal, "aunque hemos mantenido mucho el espíritu de la obra original", indica Marta Bachuca. Para el cineasta se trata de una película en la "que he trasladado mi obsesión, que son las relaciones humanas, las de amistad, las familiares, las amorosas", dice.

En esta historia coral, en la que "dentro de su negrura hay momentos para el humor" el 99% de la película se desarrolla en el mismo escenario, el piso que Pablo y Litus, los mejores amigos, compartieron antes de su fallecimiento. "Me atraía ese ambiente teatral que podría crearse en una misma localización pero pensé que podía ser un poco agobiante", reconoce Belén Cuesta. "Sin embargo, creo que ayudó muchísimo a crear esa tensión y esa atmósfera de la película", agrega la actriz.

Para la preparación de cada uno de los personajes, "hablamos mucho de ellos, de lo que callaban, de lo que significábamos para los otros y los demás para nosotros", comenta Cuesta, al tiempo que señala la "libertad" que les dio el director para hacer suyas las escenas. "Dentro de su organización, Dani siempre tiene cabos que no ata para que los personajes puedan jugar", agrega Adrián Lastra, que ya hizo pareja con Gutiérrez en Primos y vuelve a poner en este largometraje gran parte de su vis cómica.

"Cada tema, cada momento era un mundo e íbamos reaccionando", destaca Lastra. Para el actor, también ha ayudado a crear el clima de compenetración entre los actores que las escenas se hayan rodado en orden cronológico. "Hemos reído y llorado, en alguna ocasión hemos tenido que parar el rodaje", confiesa. Belén Cuesta apunta que "cada día que grabábamos se iba forjando más esa relación entre nosotros, íbamos descubriendo cada vez más a nuestros personajes".

Para Miquel Fernández la clave estuvo en tener marcadas "unas líneas de pensamiento y acción de cada uno, teníamos claro por dónde iban los personajes y a partir de ahí nos dejábamos llevar" hacia la traca final, un monólogo de Tony con el que se produce la catarsis.

El único personaje que no estaba en la obra original es el Su, que interpreta Marta Nieto. Ella, que ha sabido rehacer su vida, se despide definitivamente de Marco, que decide que es hora de madurar solo cuando ya es tarde. "Dani quería rodar una despedida y es el único momento de la película en el que alguien se despide, por eso introdujo el personaje que de alguna manera simboliza lo que deberían de haber hecho todos con Litus", explica Bachuca.

El largometraje, que se estrenará en septiembre según desvela su productor Eduardo Campoy, cuenta con dos composiciones de Ivan Ferreiro. Con las palabras de Litus puestas en la voz de su amigo y compañero musical Pepe se "cierra una etapa" que habla de esta generación en la "que nos cuesta hablar, nos refugiamos en la ironía del cinismo para poder avanzar en el día a día, tenemos más ansias que nunca de comunicar pero solo lo bueno, lo que nos llena, no lo que nos frustra o nos entristece", apunta el director. Así, Litus es "una película triste, nostálgica, que te pega una hostia pero que, al fin y al cabo, te deja un buen sabor de boca".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios