Festival de Malaga

La química de lo extraño

  • Juan Cavestany, Julián Genisson y Pablo Hernando firman a tres bandas 'Esa sensación', que mañana se presenta en Zonazine.

Una mujer que mantiene relaciones sexuales con objetos, un hijo que espía a su padre y descubre su conversión religiosa, y una serie de escenas de desconcierto cotidiano componen Esa sensación, película que firman conjuntamente Juan Cavestany, Julián Genisson y Pablo Hernando. Rodada sin presupuesto ni apoyos, la película se presentará mañana domingi en la sección Zonazine del Festival de Málaga y es una indagación existencial con golpes de humor que pone al espectador en situaciones a prori extrañas, pero que acaban siendo "más comunes de lo que pensamos". "Esa sensación es una especie de coletilla que decimos mucho sin ser conscientes. Son reacciones químicas de las personas que en principio nos parecen extrañas y nos llaman la atención, como la de no saber donde estás cuando te levantas de la siesta", explicó Cavestany.

Para él, que triunfó en teatro con su Urtain para Animalario, Esa sensación es en parte una prolongación de sus anteriores películas, Dispongo de barcos y Gente en sitios, tanto por la producción autogestionada como por la atmósfera kafkiana en que se desenvuelve. Aunque cada uno de los autores ha escrito y filmado su propia historia, las tres se entrelazan con naturalidad de manera fragmentada. "Mi historia es en realidad una colección de escenas donde la gente hace un planteamiento o una pregunta inoportuna o difícil de entender", señala Cavestany. Desde un arranque de sinceridad que no viene a cuento, a un regalo entregado antes de tiempo o un saludo en un momento de despedida.

Genisson, director y guionista de La Tumba de Bruce Lee, es el responsable del relato sobre el hijo que espía al padre "cuando no hay nada que espiar" y Hernando, autor de cinco cortos, traslada a la pantalla el increíble caso de la mujer que se enamora de objetos. Esta última, basada en un documental que Hernando descubrió un día, fue la chispa que inició el proyecto conjunto de estos tres realizadores que se conocieron rodando cortos. "Le hablé del documental a Juan y me propuso llevarlo a la ficción en una película a tres", explica Hernando. "En el documental la mayoría de estas mujeres habían tenido experiencias traumáticas de las que procedía su amor por los objetos. Les atribuyen cualidades humanas y mantienen una relación romántica y sexual con ellos, desde un arco, a una valla o la Torre Eiffel", precisó el cineasta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios