Gran Premio de Austria

Verstappen vence y Vettel lidera

  • El holandés se impuso en una carrera en la que abandonaron los dos Mercedes

  • Alonso acabó octavo

Tras apagarse el semáforo, Raikkonen intentó adelantar a los dos Mercedes por el centro. Tras apagarse el semáforo, Raikkonen intentó adelantar a los dos Mercedes por el centro.

Tras apagarse el semáforo, Raikkonen intentó adelantar a los dos Mercedes por el centro. / CHRISTIAN BRUN / efe

Max Verstappen (Red Bull) fue el vencedor del Gran Premio de Austria y Sebastian Vettel (Ferrari), que finalizó tercero, recuperó el liderato del Mundial de Fórmula 1, en una carrera en la que el desgaste de los neumáticos y los problemas mecánicos fueron decisivos.

Detrás del holandés entró Kimi Raikkonen (Ferrari), mientras que los Mercedes de Lewis Hamilton y Valtteri Bottas abandonaron por problemas mecánicos.

Fernando Alonso (McLaren), que había salido desde el pit lane por una penalización, acabó octavo y volvió a entrar en los puntos después de tres carreras sin hacerlo. No pudo conseguirlo Carlos Sainz (Renault), decimosegundo.

La carrera tuvo diferentes líderes, desde que Hamilton le arrebató en la primera curva la primera posición a Bottas, quien tuvo que abandonar la carrera en la vuelta 15 por problemas en la presión hidráulica. La salida del coche de seguridad virtual no ayudó mucho a Hamilton, ya que todos sus perseguidores entraron a cambiar neumáticos y él tuvo que aguantar la fuerte degradación con los que inició la prueba.

En la vuelta 25, Hamilton sí que entró a cambiar neumáticos y en la entrada en pista ya era cuarto, entre los dos Ferrari, con Verstapen comandando la carrera.

Con el incremento de la temperatura empezaron a aparecer serios problemas de degradación de las gomas, debido al temido blistering, que deforma el neumático y obliga a cuidarlo o a cambiarlo.

Ricciardo tuvo que cambiar por segunda vez las gomas en la vuelta 39, y en la misma trazada Vettel adelantó a Hamilton, quien en la 53 debió entrar en boxes para poner otros neumáticos. A pesar de incorporarse justo por delante de Ricciardo, el inglés abandonó en el giro 63 por un problema en la presión de la gasolina. Misma suerte corrió el australiano, en su caso en la vuelta 55.

En el tramo final de la carrera, a pesar de que las gomas de Verstappen iban al límite, éste supo mantener el coche con firmeza y conducirlo a la victoria.

El podio lo integraron los dos Ferrari, que en el último tramo de la carrera no recibieron ninguna indicación, al margen de la recibida por Raikkonen para que atacase a Verstappen. Así, Vettel se tuvo que conformar con ser tercero, si bien el punto lo devuelve a la cabeza de la clasificación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios