Fórmula 1

El duelo interno con Ricciardo dispara los nervios de Vettel

  • El tetracampeón sólo pudo ser quinto en Shanghai, de nuevo por detrás de su compañero. Es el peor arranque de temporada del alemán desde que fichó por Red Bull.

Comentarios 4

Los nervios comienzan a ganar al alemán Sebastian Vettel tras la nueva derrota contra el australiano Daniel Ricciardo, su nuevo compañero de equipo. El alemán, campeón mundial de las últimas cuatro temporadas, enfrió su amargura en Shanghai con una tarrina de helado después de discutir largo tiempo en la penumbra de su motorhome con el asesor de deportes de motor de Red Bull, Helmut Marko. ¿La razón? Un quinto puesto en el cuarto Gran Premio de la temporada: muy lejos de los dos Mercedes y de nuevo por detrás del siempre sonriente Ricciardo

"Damos un paso hacia adelante y luego otro hacia atrás", dijo Vettel en el paddock de Shanghai. "Lamentarnos no nos servirá de nada", escribió más tarde en su página web después de completar en China otro fin de semana difícil. 

Después de una gran salida, Vettel se llevó la primera sorpresa en la vuelta 25. "Deja pasar a Ricciardo", le dijeron desde la radio. El Red Bull del australiano era más veloz que el de Vettel y necesitaba adelantar al alemán para poder luchar por el podio. Pero Vettel se mostró reacio a dejarse adelantar. "Mala suerte", respondió por radio el alemán a su box cuando le explicaron las razones sobre la diferencia de velocidad entre los dos Red Bull. En Bahréin, Vettel ya vio cómo Ricciardo lo adelantaba con más velocidad punta. 

El jefe de Red Bull, Christian Horner, se empeñó más tarde en apaciguar el incendio. "Pagamos a estos chicos porque tienen espíritu de lucha. (Vettel) no habría conseguido cuatro Mundiales si no hubiera sido competitivo", dijo el británico. Vettel cedió finalmente después de dos vueltas frenando su Red Bull y dejando pasar al australiano, que en meta sacó más de 20 segundos al alemán. "Simplemente él saca más partido al coche ahora mismo", dijo Vettel con ciertas dosis de autocrítica. En Red Bull confían en que la situación no llegue al extremo de la tensa relación que mantuvo Vettel con el predecesor de Ricciardo, el también australiano Mark Webber. "Estoy seguro de que Sebastian no está contento con la situación, pero seguro que me seguirá hablando", dijo Ricciardo. 

El australiano logró mejor resultado que Vettel en tres de las cuatro clasificaciones disputadas hasta el momento. Y si no hubiera sido sancionado en el Gran Premio de Australia, donde cruzó la meta en segunda posición, ahora estaría por delante de su compañero en la clasificación general. Vettel marcha quinto del Mundial con 33 puntos, nueve más que Ricciardo pero 46 menos que el líder, el alemán Nico Rosberg, de Mercedes. Desde que fichara por Red Bull en 2009, Vettel nunca había comenzado tan mal una temporada. "Aún no hay nada perdido, el año todavía es largo", dijo. 

Su próxima meta es solucionar los problemas de su bólido en las tres semanas que hay de descanso hasta el siguiente Gran Premio, el 11 de mayo en España. "El coche tiene un potencial increíble, simplemente tenemos que trabajar aún más duro para sacar el máximo partido al RB10", señaló el alemán. El británico Lewis Hamilton, ganador en China, aseguró que Vettel tiene que dar un paso al frente. "Ahora que las cosas no le van bien es cuando tiene que demostrar el tipo de campeón que es y ejercer de líder", dijo en Shanghai. Ricciardo no tiene ninguna duda de que así lo hará: "Va a trabajar duro para solucionar los problemas. Pero con toda seguridad yo no voy a aflojar". 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios