Pasarela

Fiesta pascual en Palma, de nuevo con el Rey

  • Doña Elena vuelve a estar presente en la misa de Pascua con los Reyes y los Príncipes.

Comentarios 1

Imagen de recuperación, en todos los aspectos, en la Casa Real. Don Juan Carlos volvía a asistir a la misa de Pascua de Resurrección en la catedral de Palma tras estar el  pasado año convaleciente de su penúltima operación quirúrgica y posaba junto a su esposa, los Príncipes de Asturias y sus hijas y la infanta Doña Elena, que también estuvo en la misma cita de 2013. Medio millar de personas aplaudieron la entrada de los monarcas y su familia a la seo, en un día siempre muy señalado y  con la consabida ausencia de los duques de Palma. Los hijos de Doña Elena están pasando estos días vacacionales con su padre, Jaime de Marichalar. La hija mayor del Rey giró una fugaz visita granadina antes de recalar ayer en la capital balear. La Reina, por su parte, ha pasado toda la Semana Santa en el palacio de Marivent y participó en un acto de Proyecto Hombre de Baleares, acompañada de su hermana Irene; mientras que su marido culminaba su viaje oficial a Kuwait y tras pasar por Valencia y regresar a Madrid, aterrizaba ayer a primera hora en Palma. 

El Rey, con traje gris oscuro y corbata azul, llegó acompañado de la Reina, que lucía un elegante conjunto en tono lavanda, y fueron recibidos en la puerta de la catedral por el presidente de las Baleares,  José Ramón Bauzá, y la presidenta del Consell de Mallorca, Maria Salom.

Las hijas de los Príncipes, Leonor (que en unos días hará su primera comunión en el palacio de la Zarzuela) y Sofía, eran de nuevo el centro de las miradas y precisamente se colocaron en el lugar presidencial en el posado de la familia ante la puerta de la catedral. Doña Leonor lucía el mismo vestido de Nanos de la felicitación navideña, de color rosa pálido y estampados florales, y  la pequeña del Príncipe  vestía otro estampado modelo, de Pili Carrera, con una rebeca morada que portaba la Princesa en las manos junto a su bolso. Doña Letizia vestía una chaqueta de lana de tonos azules y blancos de su diseñador favorito, Felipe Varela; mientras que la infanta optó por una americana en verde menta, uno de los colores fundamentales de esta primavera. El Príncipe de Asturias llevaba un traje gris, camisa blanca y corbata verde.

Al terminar la ceremonia religiosa oficiada por el obispo Javier Salinas, y que se extendió durante una hora, los Príncipes dejaron la catedral en su propio vehículo; mientras que los Reyes y Doña Elena regresaban a Marivent en otro coche, respondiendo con saludos a las muestras de cariño del público presente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios