Posible enlace Preysler-Llosa Suenan campanas de boda para Isabel Preysler y Vargas Llosa

  • La ‘reina del papel couché’ no descarta casarse con el premio Nobel, como confiesa la revista ¡Hola! Él acaba de obtener el divorcio de su anterior pareja.

Isabel y Mario, en los últimos premios Goya. Isabel y Mario, en los últimos premios Goya.

Isabel y Mario, en los últimos premios Goya. / Efe

“Mario ya es soltero. Los papeles ya están en regla, incluso el último que faltaba de Perú. Podríamos casarnos en cualquier momento”. Las últimas declaraciones de Isabel Preysler a la revista ¡Hola! han sido tomadas como una declaración de intenciones en toda regla y ayer varios medios apuntaban a que la boda entre la 'reina del papel couché' y el premio Nobel está al caer.Mario Vargas Llosa ya es un hombre libre; esto es lo único que está claro, de momento. Todos los papeles que el escritor necesitaba para poner punto final a su matrimonio con Patricia Llosa y contar con la posibilidad de dar el ‘sí quiero’ a Preysler están ya en regla. ¿Se oyen campanas de boda? Según afirma la propia protagonista, este acontecimiento podría estar más cerca de lo que pensamos. Si bien es cierto que también reconoce que, por ahora, están muy bien como están. La exclusiva ha tenido como marco uno incomparable: la fiesta del 70 cumpleaños de Carlos de Inglaterra en el Palacio de Buckingham organizada por Porcelanosa. A pesar de que Preysler asegura que “estamos maravillosamente bien como estamos”, los rumores de boda que siempre han rodeado a la pareja se acrecientan con estas manifestaciones. A sus 67 años, esta sería la cuarta boda para ella. Julio Iglesias, el marqués de Griñón y Miguel Boyer fueron sus anteriores maridos, aunque Isabel no ha perdido la ilusión en el amor. “Nuestra relación es buenísima, inmejorable. Durante estos tres años y medio hemos aprendido a conocernos y puedo decir que somos muy felices”.La 'reina de corazones' habla del lado romántico de Vargas Llosa y revela que incluso le escribe cartas. “Convivir con Mario no es convivir con un premio Nobel, es vivir con una persona muy inteligente, muy culta y con mucho mundo. Tiene, además, un enorme sentido del humor; me hace la vida muy agradable. Y con él aprendo cosas nuevas cada día... Es como estar en una maravillosa universidad”, confiesa divertida. Con tanto amor de por medio, no sería extraño que decidieran sellar muy pronto su unión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios